(Pulso) Unos US$450 millones en acciones serie B de SQM compraron las AFP en el remate realizado en junio por Nutrien, operación en la que se desprendió del 7,6% de la minera no metálica por unos US$1.000 millones.

Si para mayo las gestoras de fondos previsionales tenían US$30,93 millones en ésta última serie, según datos de la Superintendencia de Pensiones, al cierre de junio dicha posición subió a US$525 millones, los que sumando a lo que tenían en la A (US$8,03 millones), llega a US$533,57 millones. Es decir, entre el quinto y sexto mes del año, la inversión de las AFP en SQM subió en US$493 millones.

Cabe recordar que recién en febrero de este año, cuando compraron US$18,9 millones en SQM-B, las AFP retornaron a la empresa luego de que en octubre de 2015 salieran por completo de la propiedad, esto después del escándalo de financiamiento irregular de campañas políticas. Sin embargo, la vuelta no ha salido “barata”.

La fallida llegada de Julio Ponce Lerou como asesor de SQM llevó a que las AFP debieran responder a las preguntas del regulador sectorial respecto a los efectos que el ingreso de Julio como de su hermano Eugenio podría generar en sus inversiones. De hecho, los máximos ejecutivos de las administradoras acudieron en persona a las oficinas de la Superintendencia para explicar la situación.