(El Mercurio) Una abrupta caída tuvieron los principales índices bursátiles de Wall Street durante lo que va de febrero. En el mes, el Dow Jones acumula un retroceso de 5,8%, y el S&P 500, una rentabilidad negativa de 5,7%.

Pero, ¿cómo se visualiza el mercado de Estados Unidos para este año?, ¿seguirá creciendo como lo hizo el 2017?, ¿cómo tiene que ser su exposición?, ¿por qué sectores hay que apostar? Esas son algunas de las interrogantes que surgen para inversionistas que miran al país del Norte. “El Mercurio” consultó a distintos expertos y algunos coinciden en que seguirá creciendo, pero probablemente no lo hará de la misma manera que en 2017. Para otros, en tanto, sigue perfilándose como una apuesta segura.

Héctor Gatica, analista de la selección de activos de Bci Asset Management, señala que pese a las correcciones que sufrió el mercado este mes, los fundamentales siguen siendo positivos. Así, dice que habría dos razones que traerían frutos para EE.UU. A su juicio, una de ellas es la reforma tributaria que debería tener efectos positivos en la última línea de las compañías de manera directa ante la baja de las tasas impositivas a las corporaciones desde 35% hasta un 21%. Además, Gatica señala que el desempeño estaría explicado por el robusto crecimiento económico, que no se dará solo en Estados Unidos, sino también en el resto del mundo.

No obstante, sostiene que este mercado ya tiene incorporado en sus precios más de dos -de las tres- alzas de la tasa de política monetaria que se espera realice la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos durante este año. “Mientras las alzas en la inflación sean moderadas, ese escenario no debería cambiar drásticamente, pero en el caso de haber un brote inflacionario, cosa que aún parece muy improbable, una Fed más agresiva podría detener el avance de los mercados bursátiles y deprimir la actividad. Ese será un riesgo, aunque muy bajo aún, que deberá monitorearse en el año a medida que las cifras de inflación sean publicadas”, advierte el ejecutivo de Bci.

El analista de Estrategias de Bice Inversiones, Felipe Barragán, coincide y dice que los retrocesos deberían ser interpretados como una corrección sana del mercado, en vista de que los fundamentos para los activos de riesgo siguen entregando soporte para estos últimos en un horizonte de mediano plazo. “De hecho, el escenario global sincronizado entre regiones, la recuperación del precio de las materias primas y las condiciones financieras que aún se mantienen favorables, seguirían beneficiando la dinámica de utilidades corporativas durante el presente año y, con ello, a la renta variable en general”, afirma. Pese a que estima que la economía estadounidense seguirá recuperándose durante el 2018, dice que en renta variable internacional existen otros mercados que ofrecen mayor atractivo respecto de este. Entre ellos, figuran Japón y Europa (ver recuadro).

El gerente de inversiones mesa internacional de Inversiones Security, Felipe Marín, señala que a pesar de que haya menores expectativas sobre Estados Unidos, igualmente es una economía que -por su naturaleza- siempre está expuesta a la demanda global considerando la importante proporción de los ingresos percibidos por sus compañías en el resto del mundo, “con el beneficio de ser un refugio ante eventuales volatilidades potenciales derivadas quizás de las expectativas de crecimiento en las economías emergentes que puedan luego defraudar”.

Para Joaquín Aguirre, gerente de estrategia de Tanner Investments, las acciones en EE.UU. deberían presentar un desempeño positivo, aunque moderado, debido a lo caro de los múltiplos de la bolsa. “El impulso provendría de los mejores resultados corporativos, el mejor desempeño económico y la reforma tributaria”, dice. Sin embargo, señala que no debería crecer como lo hizo el 2017, debido a que las valoraciones incorporan ya muchas noticias buenas. Por lo mismo, no cree que siga siendo tan atractivo en comparación a otras regiones y añade que están subponderándolo en relación a otras regiones.

Los rubros favoritos

Para Barragán, las preferencias de inversión están en otros mercados. No obstante, cree que hay oportunidades en rubros de ese país. “Creemos que el crecimiento más estable en EE.UU., con crecientes presiones inflacionarias y una Fed que seguiría con su proceso de alzas de la tasa de política monetaria, favorecería al sector financiero”, dice.

El otro sector que le parece interesante es el de tecnología, en el cual el crecimiento de utilidades -en términos relativos- sigue siendo atractivo y la dinámica de resultados se vería beneficiada del continuo crecimiento del e-commerce y mayor conectividad de dispositivos a internet.

Felipe Marín, de Inversiones Security, coincide sobre el sector financiero y tecnológico, y agrega el de salud y el industrial. Respecto de los subsectores, menciona el de semiconductores, “que ha sido uno de los grandes ganadores”. Además, apuesta por el farmacéutico.

Desempeño

En 2017, la renta variable de EE.UU. tuvo retornos muy positivos, los que este año podrían moderarse. Japón y Europa se perfilan como los favoritos para este año
Pese a que Estados Unidos podría ser una apuesta para invertir, los analistas coinciden en que es difícil que iguale los retornos que tuvo este mercado en 2017. En este contexto, Europa y Japón son los que destacan.

Felipe Barragán, analista de Estrategia de Bice Inversiones, sostiene que si bien la mayoría de los mercados a nivel global exhiben niveles altos de valorizaciones respecto a su historia, en términos relativos Estados Unidos es de los mercados más caros actualmente, “mientras que Japón y la zona euro se perfilan como alternativas atractivas dentro del mundo desarrollado”.

El analista de Selección de Activos de Bci Asset Management, Héctor Gatica, también lo ve así, destacando la fortaleza en la actividad económica en el Viejo Continente y Japón. El gerente de Estrategia de Tanner Investments, Joaquín Aguirre, detalla que dentro de las recomendaciones para el 2018 prioriza Japón, Europa y Asia emergente, “debido al buen desempeño económico esperado, la expansividad monetaria y una valorización de múltiplos más razonables”.

Felipe Marín, gerente de Inversiones de mesa internacional de Inversiones Security, dice que han tendido a subponderar la exposición en países desarrollados y sobreponderar los emergentes. “En ese contexto, la exposición en Estados Unidos ha ido disminuyendo en el último tiempo, pero probablemente a una tasa menor de lo que se ha visto en la industria”, dice.