(El Mercurio) “Más que un cambio de tono, creo que hay una mirada hacia el futuro (…) A mí me parece que Bernardo lo está haciendo muy bien, ha hecho cambios, y lo que estamos viendo es la inauguración de una nueva generación que está mirando el desarrollo del país de los próximos 20 años”. Así resumió Juan Claro, emblemático presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) entre 2001 y 2005 el liderazgo que ha instalado Bernardo Larraín desde que tomó el mando del gremio fabril en mayo de este año.

Las palabras vinieron luego de un conciliador discurso de Larraín en su primer encuentro anual de la industria, instancia que terminó ayer con el histórico formato de cena y tuvo un carácter más austero y social este año, con un desayuno donde se abordó la temática de los jóvenes que no estudian ni trabajan (“ninis”). En el centro cultural CorpArtes, el evento reunió desde temprano a más de 500 asistentes entre empresarios, ministros y parlamentarios. Los cambios de “forma y tono” del encuentro fueron destacados incluso por la Presidenta Michelle Bachelet al exponer en la instancia.

En un tono distinto, Larraín no hizo ni una sola referencia a las reformas del Gobierno en sus palabras, a diferencia de años anteriores, en que este era uno de los principales focos de crítica de parte del empresariado. Así, la mirada propositiva y de futuro fue destacada por varios.

Larraín instó al Gobierno a realizar una gran reforma de modernización al Estado con el apoyo de los privados. Como primer punto, llamó a diseñar, formular y evaluar el impacto de las políticas públicas. Luego, dijo que hay que modernizar el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), institucionalidad clave para el proceso de inversiones. Por último, llamó a resolver los múltiples cuellos de botella, inconsistencias regulatorias sectoriales que tienen como característica entorpecer, atrasar o inviabilizar iniciativas de inversión.
Luego, el presidente de los industriales hizo un llamado a reivindicar el rol del empresariado en la sociedad. Señaló que el capital de confianza se construye asumiendo que los empresarios tienen un rol público y que hay que salir a aportar al debate con transparencia, explicitando intereses y motivaciones y estando abiertos al escrutinio social. Así, finalizó invitando a todos los presentes “a trabajar juntos por un Chile mejor, donde renovemos nuestro esfuerzo para sentirnos cada vez más orgullosos de nuestro país, y, más importante todavía, que nuestro país se sienta orgulloso de nosotros”.

El “nuevo tono”

Luego de las palabras de Larraín en el encuentro, la Presidenta Bachelet comenzó su discurso valorando los cambios de forma y tono de la Sofofa e indicó que es una señal en la dirección correcta, en términos de que toda organización debe revisar sus prácticas y acercar las miradas con la sociedad, tal como es hoy.

“El temor de nuestras diferencias debe abandonar nuestra convivencia. Cada paso que demos en favor del entendimiento, nos fortalece”, enfatizó.

En un año de elecciones presidenciales y parlamentarias, la Mandataria señaló que es tiempo de formular los desafíos del futuro. Agregó que en reconocer nuestros roles y diferencias para articularlos en un espacio común de visiones y decisiones, es donde se encuentra parte importante de las oportunidades que tendrá el país de dotarse de las capacidades para alcanzar un desarrollo sostenido.

En cuanto a la propuesta de volver a validar nuestra institucionalidad ambiental, le indicó al presidente de la Sofofa: “Yo no tengo ni un problema, yo puedo continuar, pese a la crítica permanente de frenesí o hemorragia legislativa; podemos enviar proyectos de ley de aquí a que terminemos el gobierno, Bernardo. Y, por cierto, las otras temáticas que ustedes planteaban”.

Más adelante, la Jefa del Estado manifestó: “es hora de entender, de una vez por todas, que el desarrollo no puede ser un número en relación al Producto Interno Bruto”, sino que debe tener impacto en la calidad de vida de las personas y las próximas generaciones.

Al finalizar su intervención dijo que en estos años se han creado múltiples espacios de trabajo colaborativo, mesas de acuerdo para definiciones estratégicas, estableciéndose una mirada de largo plazo, donde todos tenemos voz. “No perdamos lo avanzado”, agregó, invitando a seguir abriendo puertas en diálogo y colaboración.

Empresarios destacan nueva mirada de futuro y esperan mejores perspectivas en 2018″Más que un cambio de tono, hay una mirada hacia el futuro; lo que estamos viendo es la inauguración de una nueva generación que está mirando el desarrollo del país de los próximos 20 años”.