(El Diario de Bolivia) La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), aspira la administración del Ministerio de Minería, además del Servicio Nacional de Registro y Comercialización de Minerales (Senarecom) y la Corporación Minera de Bolivia (Comibol). El ambicioso planteamiento será elevado a conocimiento del presidente, Evo Morales, en una reunión anunciada para el próximo 15 de enero, según dijo ayer a El Diario, secretario general del ente sindical, Gonzalo Quispe Choque. “No volveremos a estar relegados más”, aseguró y añadió, “estamos llamados a profundizar el cambio y para hacerlo tenemos que abrir espacios en el poder, en el Gobierno y así lo haremos conocer al Presidente”.

Reunión

En busca de alcanzar esos objetivos, Choque dijo que el presidente Morales conocerá, de manera formal la propuesta de la Federación para que pueda saber “por qué necesitamos mayor presencia en el Gobierno en una reunión que está prevista, inicialmente, para el próximo 15 de enero”, anunció.

Choque señaló que “hay muchos temas por conversar, de hablar (con el presidente Morales) y cuando vamos a estar sentados con él, vamos a plantear de manera responsable, seria que al final tenemos que encaminar, con hechos, decisiones. Ya no vamos a dejar que todo quede en el discurso, por el contrario, seremos más operativos”, anunció.

Frustraciones

Hasta aquí soportamos “diez años de frustraciones en el sector minero y es hora de cambiar las cosas, y en esa dirección, ya hizo conocer una posición el secretario ejecutivo, Orlando Gutiérrez”, dijo.

Gutiérrez, manifestó, la semana pasada, que el sector asalariado debería tener una mayor representación política en el Gobierno, porque aporta a Bolivia y no como las cooperativas mineras que a su criterio es un sector “oportunista” que “exprime” al país.

“El cooperativismo siempre va a ser un sector oportunista que va a querer aprovechar espacios políticos, y por eso hoy tiene una gran representación política en el Gobierno”, mencionó Gutiérrez.

Poder

Sin dubitaciones por medio, Choque reveló que la Federación tiene la firme intención de administrar el Ministerio de Minería, “con poder y decisión”, asimismo el Viceministerio de Política Minera, y de igual manera las entidades dependientes de dicha cartera de Estado como, el Senarecom, y la Corporación Minera de Bolivia (Comibol). “Son los pasos que estamos dando porque además, de una vez por todas, tiene que verse una institucionalización de los cargos”, apunto.

Control

“Tiene que haber mejor control de los minerales en el Senarecom y lo propio (mayor gestión) en la Comibol”, afirmó Quispe.

“No queremos más ser (la Federación) la cuña de Comibol, los directores de la empresa tienen que ser mineros, y si llegamos aportaremos para la construcción de una política minera real y eficiente”, dijo en su declaración.

Comibol

En esa línea estratégica que trazó el sector, Choque anticipó también que la próxima semana, en un ampliado de la Federación, tomarán decisiones orientadas a impulsar la refundación de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol). “Vamos a empujar la refundación de la Corporación, pero siempre viendo la estabilidad laboral de los trabajadores”, complementó.