(Pulso) La conducción de Fernando Reitich, quien reemplazó en octubre pasado al fallecido gerente general de CAP, Jaime Charles, ya muestra avances.

En una reciente presentación corporativa, el ejecutivo dio a conocer sus principales opciones de crecimiento futuro, los que se enfocan en el negocio minero.

La compañía reveló cuatro proyectos que están en pleno desarrollo y que involucran recursos por entre US$4.210 millones y US$5.410 millones.

La iniciativa más costosa es El Tofo. Se trata de una mina greenfield -desarrollada desde cero- ubicada en la comuna de La Higuera, Región de Coquimbo, y que tiene potencial para producir 13,5 millones de toneladas de hierro por año. Costará, según las estimaciones actuales, US$2.900 millones.

A modo de comparación, El Tofo produciría a un ritmo levemente inferior a las 15 millones de toneladas de capacidad que tiene hoy toda el área minera del grupo CAP.

No obstante, la empresa evalúa una opción reducida, que costaría US$1.700 millones y que permitiría incrementar en 6,5 millones de toneladas anuales los volúmenes de producción de hierro. Actualmente, El Tofo está en ingeniería conceptual.

PRODUCTOR DE COBRE

Otro proyecto relevante en carpeta es Alcaparra, localizado en las cercanías de la ciudad de Vallenar, en Atacama.

Pese a que se trata de un proyecto con un potencial importante -la empresa estima que podría agregar seis millones de toneladas de pellet feed por año- lo llamativo es que de concretarse permitiría el ingreso de CAP a la minería del cobre.

Materializar ello requeriría instalaciones adicionales, que la empresa estima costarán US$300 millones. El nivel de producción de concentrado de cobre llegaría a 135 mil toneladas, nivel cercano a minas como Gaby (Codelco) y Esperanza (Antofagasta Minerals).

El portafolio de proyectos lo completan la expansión de la planta de magnetita, cerca de Copiapó (US$110 millones) y una nueva ampliación de la mina Los Colorados (US$500 millones).