La compañía Endress+Hauser presentó el Proline t-mass T 150 que permite controlar el flujo líquido en muchos procesos industriales. “El nuevo Proline t-mass T 150 trabaja de acuerdo al principio de medición térmico y mide todos los fluidos acuosos independientes de la conductividad eléctrica”, explica Endress+Hauser en un comunicado. 

Entre las especificaciones se encuentra que puede ser instalado en tuberías de entre DN 40 (1½») y DN 1000 (40″). Además de medición de flujo, el t-mass puede ser utilizado para otras aplicaciones como monitoreo de filtros o refrigerantes, funciones de conmutación y control o contra el funcionamiento en seco de bombas. Ejemplos de fluidos típicos incluyen agua de enfriamiento, agua tibia y caliente, así como agua desmineralizada (condensada) y agua industrial.

El instrumento tiene también capacidad para medir la temperatura de proceso en sistemas de gestión de energía. “El transmisor tiene una salida de corriente y una salida de impulso/frecuencia/conmutador, a través del cual todas las variables medidas pueden ser transmitidas directamente a los sistemas de control de proceso de nivel superior”, detalla Endress+Hausser.

Rentabilidad y usabilidad

Según explica la empresa, el t-mass T 150 “es fácil de instalar y se puede enviar preconfigurado según las necesidades específicas de proceso del cliente”. Sobre las pérdidas de presión, las mismas serían normales aunque “insignificantes”, con un margen de flujo operativo de 100:1 para los flujos más pequeños.

El aparato cuenta además con pantalla local fácil de entender para la visualización de los valores, estado y mensajes de advertencia. Por último, “la versión de inserción robusta asegura resultados de medición confiables con estabilidad a largo plazo, incluso en las condiciones más difíciles de proceso”, agregó el documento.