x

Sierra Gorda SCM: Con paso firme hacia su expansión

A un año de la inauguración de este proyecto greenfield, el balance para la compañía es positivo, tras una puesta en marcha conforme a lo esperado. Ahora los esfuerzos se centran en concluir la ingeniería básica de su Fase II.

Hace un año los ojos del sector se centraron en un nuevo protagonista de la gran minería en Chile. En el ambiente rondaba la expectación, tanto por marcar el ingreso de un nuevo actor –la polaca KGHM– como por tratarse de una operación que se inauguraba en medio de un escenario minero que presentaba sus primeras luces de incertidumbre. Así, con la participación de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, y de representantes de los gobiernos de Polonia y Japón, se inauguraba oficialmente Sierra Gorda SCM.

A un año de la puesta en marcha, su gerente general Maciej Ściążko presenta a MINERÍA CHILENA una revisión de los principales desafíos e hitos que han marcado este periodo.

Para el ejecutivo de esta iniciativa greenfield de cobre y molibdeno, ubicada a 4,5 kilómetros de la localidad de Sierra Gorda y a 60 km de Calama, en la Región de Antofagasta, el balance es positivo ya que la puesta en marcha se ha dado conforme a lo esperado: “Proyectamos culminar el ramp up a fines de 2015, lo que será un nuevo hito de este proceso, en el que hemos sido capaces de producir concentrado de cobre en forma continua, lo que sin lugar a dudas es un elemento a destacar en nuestra industria”, enfatiza.

[Maciej Ściążko: «Esperamos estar full producción dentro de este año»]

Asimismo, menciona el primer embarque de concentrado de cobre a fines de octubre de 2014, a través del Puerto de Antofagasta, el que arribó durante noviembre a la Refinería Toyo, en Japón.

Junto con este logro, añade que el pasado 30 de junio alcanzaron los criterios comerciales de producción esperados. “Con ello, más el inicio de las pruebas operacionales del terminal de Recepción de Acopio y Embarque de Concentrado (Raec), en las instalaciones de ATI del Puerto de Antofagasta, también a fines de junio, podemos decir que estamos operando de acuerdo al diseño original, teniendo como primeros resultados la producción de 39.712 toneladas de cobre fino durante el primer semestre de 2015”.

El gerente general de esta faena –perteneciente a la minera polaca KGHM (55%) y las japonesas Sumitomo Metal Mining (31,5%) y Sumitomo Corporation (13,5%)– también reflexiona sobre las lecciones obtenidas: “Ha sido desafiante incrementar el procesamiento diario de mineral en los márgenes de 70% a 100% de la capacidad de diseño, lo que nos ha demandado movernos rápido por la curva de aprendizaje. Para conseguir el máximo de performance, un factor clave son las mantenciones, tema en el que hemos puesto énfasis tanto a nivel interno como de nuestros proveedores”, puntualiza.

¿Cómo han enfrentado el inicio de las operaciones en un escenario de menores precios de los metales?

Si bien la industria minera tiene como base una mirada de largo plazo, haber iniciado nuestras operaciones en un escenario de menores precios, como el que hoy enfrentamos, nos impuso un desafío adicional pues debemos ser aún más eficientes en nuestros procesos. En este contexto, nuestro proyecto fue diseñado incorporando eficiencias estructurales, entre las que se destaca la energética, internalizada en todo el proceso productivo. Es así que  Sierra Gorda es la primera operación minera en Chile que incorporó rodillos de molienda de alta presión (HPGR) con los que obtenemos significativos ahorros en el uso de la energía.

Asimismo, nuestro diseño contempló el uso de agua de mar sin desalar, lo que también conlleva ahorros importantes, además de evidentes beneficios ambientales, al tratarse de agua de descarte proveniente del proceso de enfriamiento de una planta termoeléctrica en Mejillones.

¿Qué proyecciones de precio del cobre manejan para el mediano plazo?

Al igual que el consenso que existe en el mercado, vemos que la industria del cobre está actualmente enfrentando un periodo de sobreoferta del metal, lo quehace prever una trayectoria a la baja en el precio para 2015 y 2016. A partir de 2017 la tendencia debiera revertirse, pues el mercado no producirá las unidades de cobre necesarias para cubrir la demanda, provocando una situación deficitaria en el mediano plazo. Luego, los inversionistas financieros podrán verse nuevamente atraídos hacia los commodities, proporcionando soporte a los precios de los metales base.

Ustedes también poseen una destacada capacidad de producción de molibdeno, ¿cuándo comenzó a operar la planta y cómo ha sido su desempeño?

La plantacomenzó a operar en abril de este año y su producción ha mejorado en calidad y cantidad de manera gradual durante el ramp up, hasta que a fines de junio de 2015 alcanzamos los criterios comerciales de producción necesarios para la comercialización. Durante los primeros cinco años de operación esperamos producir hasta 50 millones de libras de molibdeno anuales.

 

Costos y equipamiento

¿Qué estrategias están aplicando para mantener sus costos operacionales bajo control?

Entre las iniciativas que estamos desarrollando, probablemente la de mayor impacto ha sido la presentación –y aprobación por parte de Sernageomin– de una modificación en el ángulo del talud de nuestro rajo. Esto posibilita una optimización de nuestro plan minero, a partir de un incremento en la razón mineral/estéril en la mina, con los consecuentes beneficios en términos de ahorro de costos, como también en la reducción de externalidades ambientales a partir de la menor cantidad de material que requiere ser removida y transportada.  

Mencionó los molinos HPGR y su impacto en materia de ahorro energético, ¿cómo han operado estos equipos? 

Son unainnovación de alta relevancia en la industria, pues gracias a su mecanismo de compresión pueden trabajar con materiales de distintas durezas sin impactar el rendimiento de la planta y con una eficiencia que redunda en un importante ahorro energético. Otra característica positiva es su alta disponibilidad, lo que apoyado en un buen soporte del proveedor, ha terminado por darnos muy buenos resultados.

En cuanto a equipamiento y tras la compra de una nueva pala de cables, ¿están considerando realizar nuevas adquisiciones?

Nuestro objetivo principal es agregar valor a la gestión, invirtiendo en nuevas tecnologías y haciendo más eficientes los recursos. En este sentido, la recientemente incorporada pala no sólo tiene una mejor capacidad de carga, sino además, mejores condiciones de seguridad, pues a través de cámaras y sensores el operador logra un completo conocimiento de su entorno, lo que maximiza la protección en terreno.

Desde esta perspectiva, puedo señalar que siempre estaremos evaluando oportunidades de compra de equipamiento que nos permitan operar de manera segura y con mayor eficiencia, de modo de garantizar el cumplimiento de nuestras metas de producción.

 

Fase II

¿Comenzaron ya su Fase II?

Efectivamente estamos desarrollando trabajos para nuestra Fase II; se encuentra en su etapa de ingeniería básica, que esperamos esté finalizada hacia mediados de 2016.

¿En qué etapa está la aprobación ambiental?

Primero es importante aclarar que lo que internamente denominamos como Fase II ya se encuentra aprobada ambientalmente a través de las RCAs que obtuvimos en 2012 y que consideraban una capacidad de tratamiento de 190 ktpd. El proyecto construido, y que ya cumple un año desde su inicio de operación, considera el procesamiento de 110 ktpd pues se siguió una estrategia fast-track para iniciar en menor plazo la generación de ingresos. En paralelo continuamos avanzando en la segunda fase y fue entonces que identificamos la oportunidad de optimización a partir de la modificación del ángulo del talud en el rajo.

¿Cuál es la proyección de crecimiento que visualizan?

Dada esta optimización hoy visualizamos que nuestra Fase II puede crecer marginalmente de los 190 ktpd a 220 ktpd a partir de la modificación en el plan minero. Los ajustes que esto demandará son los que hemos sometido recientemente a evaluación ambiental a través de una Declaración de Impacto Ambiental.

¿Cómo se logra el incremento de la cantidad de material para procesar?

Mediante una modificación del diseño geotécnico de taludes, lo que optimiza el ángulo cara de banco, al inter-rampa y el ángulo Catabela. Esta configuración permite aumentar la razón de mineral a ser procesado versus roca estéril de 0,385 a 0,500, disminuyendo el total de material a ser removido en un 3,5% y el estéril en un 10,8%, e incrementando el mineral a ser procesado en 15,8%.

¿Qué monto de recursos involucra esta expansión?

Se proyecta una inversión que bordea los U$1.500 millones.

¿Cuáles son los efectos más inmediatos de esta Fase II?

Prevemos que preliminarmente se requerirán alrededor de 6.000 trabajadores en la etapa de mayor actividad. Una vez completada la Fase II  se espera alcanzar una producción promedio anual de 220.000 toneladas de cobre, hasta 25 millones de libras de molibdeno y 64.000 onzas de oro, a lo largo de los 20 años de vida útil del yacimiento.

Con respecto a sus otras iniciativas productivas, ¿cuándo esperan tener operativa la planta de SX/EW?

El proyecto Óxidos es también una pieza importante en nuestra estrategia de crecimiento. Hoy estamos desarrollando detalles de la ingeniería básica, que esperamos estén finalizados para 2016.

 

“La comunidad es un stakeholder protagónico”

“Para nuestra compañía la comunidad es un stakeholder protagónico y por ello desde las etapas tempranas de nuestras exploraciones, en 2004, hemos estado siempre atentos a sus comentarios, observaciones y necesidades. Es por ello que de cara a la Fase II no visualizamos la necesidad de un cambio en esta estrategia y mantendremos el vínculo permanente con nuestros vecinos de Sierra Gorda”, plantea el gerente general Maciej Ściążko.

Y agrega que es una tarea que asumen “con la mayor responsabilidad, con el objetivo de preservar la relación franca y directa que hemos construido a través de los años. Además, de manera paralela, las autoridades regionales, comunales y las organizaciones representativas de nuestras diferentes áreas de influencia directa, están siempre al tanto de nuestras gestiones y de la política de puertas abiertas que hemos implementado, estableciendo mesas de trabajo y reuniones periódicas”, subraya.

En relación a medidas aplicadas para mitigar el impacto ambiental de la faena, dada su cercanía a la localidad de Sierra Gorda, Maciej Ściążko destaca la aplicación de sistemas supresores y colectores de material particulado, apoyados por un sistema de pronóstico meteorológico y de calidad de aire aplicado a las operaciones, con la finalidad de predecir fenómenos atmosféricos que generan condiciones desfavorables de ventilación. Con estos antecedentes se programan “tronaduras y movimientos de material, que puedan afectar a los vecinos próximos de Sierra Gorda”, explica.

Además, el proyecto minero dispone de una estación de calidad del aire, que posee datos en línea a los cuales se tiene libre acceso a través del Sistema de Información Nacional de Calidad de Aire (Sinca).