El plan de CAP que queda en suspenso con la renuncia de Reitich

Dic 11, 2018

El exgerente general y presidente del directorio de la firma impulsaba un plan de diversificación de la compañía que no contaba con el consenso de los accionistas.

(El Mercurio) La sorpresiva salida del presidente de CAP, Fernando Reitich, llega en un momento clave. El matemático argentino y nacionalizado estadounidense estaba impulsando un plan para diversificar a la minera de hierro y siderúrgica a nuevas líneas de negocios: desde paneles solares hasta minería de cobre.

«Tenemos una cartera de inversiones para el quinquenio por sobre los US$ 1.600 millones, donde los nuevos negocios y la diversificación de la compañía -tanto en minería como en otras actividades- constituyen el futuro de largo plazo de CAP», afirmó Reitich en la junta de accionista de abril.

La apuesta por la diversificación ocurría en un contexto desafiante para los precios del hierro de largo plazo, luego que estos cayeran en 2013 desde US$ 140 la tonelada a menos de US$ 50 en 2016. De hecho, Reitich asumió en octubre de 2013 la gerencia general de la compañía en un momento de «crisis» por el desplome del hierro. Como ejemplo, en 2011 la firma ganó US$ 442 millones, los que se esfumaron a apenas US$ 2 millones en 2015, para luego repuntar a US$ 130 millones en 2017 -año en que asume la presidencia de la compañía- y a US$ 96 millones a septiembre de 2018.

Fuentes cercanas a la firma señalan que la diversificación no generaba consenso entre sus accionistas principales. Esto, pues consideraban que la creciente demanda por hierro de mayor grado de pureza, como el que vende CAP, se iría fortaleciendo a medida que China elevara sus esfuerzos por descontaminar sus ciudades. De hecho, la firma brasileña Vale -el mayor productor mundial de hierro- ha informado que la demanda por hierro de mayor calidad es una tendencia estructural.

Además, en febrero de 2017 CAP desistió de participar de un aumento de capital por US$ 4,4 millones en un proyecto de exploración de oro de su socia australiana Hot Chili.

La compañía mantiene de todos modos en su carpeta otros proyectos con la firma australiana para explorar cobre en Chile, además reconoció que miraban con atención el hecho de que Mantos Copper -que explota cobre en Mantos Blanco y Mantoverde en el norte del país- estuviera buscando un socio.

La salida de Reitich llega en un contexto en que la filial minera ha tenido un pobre desempeño en relación con las otras subsidiarias. En los primeros nueves meses, CAP Minería registró una caída de 34% en sus utilidades, mientras las otras líneas de negocios como de la producción siderúrgica, el Grupo de Procesamiento de Acero y el negocio de infraestructura registraron aumentos en sus ganancias. En los primeros nueve meses del año, la compañía acumula ganancias por US$ 96 millones, cifra superior en un 6,28% a los US$ 90,22 millones que se reportaron en igual lapso de 2017. Los ingresos consolidados sumaron US$ 1.461 millones, un 5,83% más que el año anterior. Además, ha sido una de las más castigadas en bolsa: el papel de CAP ha caído casi 30% desde sus máximos de enero y es la quinta acción del IPSA que más ha retrocedido en el año.

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados
Suscríbase al Newslette Minería Chilena