La revelación del hidrógeno verde

La minería chilena puede entregar los minerales necesarios para disminuir los efectos del cambio climático.

Es claro que el mundo, para enfrentar sus desafíos, necesita más minería sostenible. El desafío radica en el tipo de minería que queremos y soñamos en las regiones mineras, el país y el planeta para lograr la urgente transición energética.

La minería chilena puede entregar los minerales necesarios para disminuir los efectos del cambio climático. Esto, a través de un crecimiento energético apalancado de una minería verde, que sea reconocida como tal por comunidades, usuarios finales, miembros de la cadena de valor y la sociedad como un todo.

Chile tiene la oportunidad única de posicionarse como líder mundial en esta materia si logra articular colectivamente un alineamiento social en torno a la agenda del hidrógeno y la minería verde. Una visión de futuro compartida que coordine, impulse y catalice los esfuerzos de todos: mineros, no mineros, públicos, privados, academia e industria, centros tecnológicos y corporaciones, comunidades y emprendimiento.

Esta visión compartida va a producir un desarrollo de capital humano, fuentes de trabajo, tecnologías, emprendimientos, encadenamientos productivos, políticas públicas, fuentes de financiamiento, entre otros elementos, transitando hacia la promoción de un ecosistema energético y minero sostenible, bajo alianzas público-privadas y nacionales e internacionales, en donde Chile jugará de local. A 2030, toda innovación energética y minera que salga de Chile será reconocida en el mundo entero sin ninguna discusión para su globalización y aporte hacia un mundo sostenible.

Un mecanismo concreto para lograr darle forma en nuestro país a esta tremenda oportunidad que tenemos, es a través de la implementación del Instituto de Tecnologías Limpias en la Región de Antofagasta, lugar donde se extraen los recursos, y en donde se implementa la política de innovación más importante, inclusiva y sistémica que el Estado de Chile ha invertido aprovechando la abundancia de recursos naturales de esa región. Focalizándonos en los conceptos de la energía y minería verde se generará un tremendo factor traccionante y transformador para Chile, que desborda los límites de la minería y la generación, transmisión y almacenamiento energético.

Convertir a nuestro país en un líder exportador de energía sostenible asociada al hidrógeno verde convoca a muchos. La minería se enfrenta a nuevos paradigmas que desafían su tradicional modelo de negocios con que ha operado en las últimas décadas y que condicionan la sostenibilidad de la industria más importante de nuestro país. Nuevas condiciones sociales, territoriales, comunitarias, políticas y de mercado, imponen el desafío de transitar hacia una minería verde que se define como un concepto de gestión integral, que promueva visiones compartidas hacia un futuro desarrollo minero para Chile y el mundo.

El hidrógeno verde se revela como una oportunidad única que debe implementarse como un mecanismo concreto para lograr darle forma al desarrollo sostenible de Chile para sus futuras generaciones. Y el Instituto de Tecnologías Limpias se posiciona como un instrumento clave en la conquista de este sueño que tenemos como país. Una política de innovación inclusiva y sistémica focalizada en los atributos mineros y energéticos permitirá apoyar y estimular la creación de una transformación que creará riqueza sostenible para las regiones mineras, el país y el mundo.