La oportunidad de la automatización para la minería

Las compañías mineras reportan mejoras en la productividad de un 15 a 30% por el transporte autónomo. Además, los costos en mantenimiento pueden ser reducidos a través de operación de máquinas más consistente.

A medida que los vehículos de autoconducción siguen madurando, y la Internet de las cosas (IoT) y la conectividad inalámbrica se extienden más, la industria minera ha mostrado un creciente interés en la automatización de camiones de transporte y otros equipos móviles. Estos esfuerzos son un importante avance respecto de las prácticas tradicionales, pero es sólo el comienzo.

Con el avance constante de la tecnología -y especialmente por el aumento de la inteligencia de los sistemas- las operaciones autónomas tienen el potencial de aumentar significativamente la eficiencia y productividad. Pero para alcanzar estas oportunidades, las mineras deben mirar más allá de los vehículos automatizados e impulsar la automatización como base del negocio. De esta forma, no sólo se logrará mayor productividad, sino que también un negocio más sustentable y, finalmente, más competitivo.

Así como ocurre con el resto de las industrias, en la minería está cambiando el sentido del “propósito”. Los consumidores están demandando productos “responsables”, producidos con respeto a los trabajadores, el medio ambiente y las comunidades en las que operan. Los inversionistas también están evaluando a las compañías sobre sus factores sociales, como sus registros ambientales, huella de carbono, emisiones de gases de efecto invernadero, consumo de energía, junto con los beneficios y medidas de seguridad que tienen para sus empleados.

[El paso hacia la mina autónoma requiere de cambios significativos. Ante eso, las compañías mineras deben comenzar ahora a trabajar en su roadmap de implementación y así mantenerse competitivas en la nueva era digital.]

En ese contexto, las compañías mineras están explorando el desarrollo de equipamiento automatizado. Generalmente se enfocan en piezas individuales de los equipos y especialmente en la automatización y operación remota de flotas de camiones de transporte. Estos esfuerzos para muchos están en sus etapas iniciales. En el futuro las operaciones autónomas irán mucho más allá del equipamiento, abarcando procesos completos –en ingeniería, producción y actividades de soporte del negocio- lo que les permitirá autogestionarse y hacer cambios en condiciones cambiantes con muy baja o nula intervención humana.

Mirando a actividades específicas, las compañías mineras reportan mejoras en la productividad de un 15 a 30% por el transporte autónomo. Además, los costos en mantenimiento pueden ser reducidos a través de operación de máquinas más consistente.

Las operaciones autónomas pueden ayudar a las mineras a alcanzar importantes metas sociales también. Operaciones más eficientes y productivas van de la mano con una mayor sustentabilidad. Tienen el potencial de reducir el consumo de combustible y las emisiones de gases de efecto invernadero debido a un transporte más eficiente y en la reducción de equipo que se necesita para diferentes operaciones.

Además, el aumento de la autonomía mejora la seguridad simplemente porque reduce la exposición al riesgo, ya que menos operadores usan equipamiento pesado o trabajan en áreas peligrosas. Problemas como la fatiga de operadores, o errores de juicio que llevan a accidentes, pueden ser eliminados. El World Economic Forum proyecta que la automatización y la robótica disminuirá los heridos en la minería en 10.000 hacia el año 2025.

La clave para llevar la autonomía al siguiente nivel será el uso creciente de inteligencia en los sistemas, como la inteligencia artificial (IA); machine learning; automatización de procesos robóticos; análisis descriptivo, diagnóstico, predictivo y prescriptivo; y modelización de escenarios. Estas tecnologías permiten que los sistemas comprendan los datos que fluyen a través de las operaciones, el conocimiento de la situación, una visión casi en tiempo real de las operaciones y determinar las opciones a considerar.

El paso hacia la mina autónoma requiere de cambios significativos. Ante eso, las compañías mineras deben comenzar ahora a trabajar en su roadmap de implementación y así mantenerse competitivas en la nueva era digital.