Codelco: una oportunidad imperdible

La designación de Pizarro como presidente ejecutivo y la decisión del Gobierno de aumentar el capital para potenciar la empresa son señales inequívocas de su compromiso con Codelco y su futuro.

En sesión ordinaria del 31 julio el Directorio de Codelco puso término al proceso de búsqueda de candidatos para ocupar el cargo de presidente ejecutivo y designó a Nelson Pizarro Contador. Al día siguiente el ministro de Hacienda anunció que se aumentaría en US$4.000 millones el capital de Codelco durante el quinquenio 2014-2018. Ambas decisiones marcan un cambio significativo de la actitud del Gobierno en relación con la empresa y su futuro.

Nelson Pizarro es uno o el más destacado de los ejecutivos superiores de las empresas de la gran minería del cobre de Chile. Ingeniero Civil de Minas de la Universidad de Chile, se ha desempeñado con brillo en los diversos cargos que ha ocupado en su vasta y exitosa carrera, tanto en el sector público como en el privado. Es un gran conocedor de Codelco, donde ocupó los más altos cargos, como la Gerencia General de las divisiones Andina y Chuquicamata y la Vicepresidencia de Codelco Norte. Estuvo fuertemente involucrado en la confección del Plan de Negocios y Desarrollo de largo plazo de la empresa (PND), herramienta que busca maximizar la creación de valor en un horizonte de 25 años, a partir de la explotación eficiente de sus recursos mineros, tecnología de punta, know-how y calificación de sus trabajadores.

Los proyectos estructurales fueron incorporados, con distintos grados de avance, al PND 2006, y todos han experimentado atrasos importantes respecto de su calendario original, lo que explica, en gran parte, la pérdida de competitividad de la empresa. El plan contemplaba, por un lado, reponer, a menor costo, la producción proveniente de yacimientos afectados por la caída de las leyes minerales y el consiguiente incremento de sus costos. Y, por otro, allegar nueva producción para aprovechar las buenas condiciones del mercado, y consolidar el liderazgo de la industria a nivel mundial.

Los dos presidentes ejecutivos que tuvo Codelco durante los primeros cuatro años de vigencia del nuevo gobierno corporativo advirtieron con fuerza que si no se avanzaba con prontitud y decisión en la ejecución del plan, la empresa experimentaría una fuerte caída de producción y, como consecuencia, una crisis severa. Ambos enfatizaron la necesidad de invertir, como mínimo, US$20.000 millones en 2014-2016 para evitar la crisis y elevar la producción a dos millones de toneladas hacia 2020. El ex Presidente Piñera y su ministro de Hacienda se negaron sistemáticamente a considerar el tema. Una Codelco debilitada podría sumar a muchos al carro de su privatización, parcial o total.

Financiar este volumen de inversión sin afectar la excelente clasificación de riesgo de Codelco exige: aumentar el capital en al menos US$4.000 millones, endeudarse en un monto similar, y acumular en el periodo US$12.000 millones de recursos de generación interna (depreciación e incremento de provisiones). Estructurar este financiamiento es una tarea mayor, pero el gran desafío es desarrollar y construir segura y exitosamente los proyectos en cartera, todos ellos de gran complejidad.

La designación de Pizarro como presidente ejecutivo y la decisión del Gobierno de aumentar el capital para potenciar la empresa son señales inequívocas de su compromiso con Codelco y su futuro. Esta es la gran oportunidad para revertir la pérdida de competitividad de los últimos años y aumentar la producción de bajo costo. Es la ocasión para que operadores, supervisores y ejecutivos de Codelco cierren filas detrás del liderazgo del nuevo presidente ejecutivo y respondan a la confianza que el país les está brindando.