Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi dio a conocer este jueves que ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental el proyecto “Desarrollo de Infraestructura y Mejoramiento de Capacidad Productiva”, el cual contempla optimizar la planta concentradora, para pasar de 170 ktpd a 210 ktpd en el mediano plazo, así como reactivar la producción de cátodos a través del proceso de biolixiviación y optimizar la planta de molibdeno. La iniciativa extendería su operación por 20 años adicionales.

La minera indicó que el proyecto presentado demandará una inversión estimada en US$3.200 millones en cinco años, y permitirá conservar los casi 19.000 empleos directos e indirectos que genera en toda su cadena de valor. Además, requerirá la integración de mano de obra adicional -estimada en 2.000 personas- de manera paulatina, según se vayan desarrollando anualmente las distintas etapas de construcción del proyecto.

[Lea también:  Las obras principales que implica el proyecto de desarrollo anunciado por Collahuasi]

De igual modo, se hace notar que hará posible maximizar la utilización de los principales activos de la faena, en línea con la etapa de optimización de los procesos que ha vivido en los últimos seis años, habilitándola para producir en el futuro, cerca de 710.000 toneladas de cobre fino al año. Además, “contempla la disminución progresiva del consumo de agua continental debido a la incorporación de una fuente adicional de abastecimiento hídrico”, señala el comunicado.

Al respecto, el documento presentado al SEIA aclara que “se considera la construcción y operación de una planta desaladora de agua de mar, junto con su sistema de impulsión y transporte de agua”. El sistema de desalinización y conducción será habilitado en dos fases para suplir caudales máximos de 525 L/s y 1.050 L/s en el cuarto y octavo año del proyecto, respectivamente.

Tres años de diseño

Jorge Gómez, presidente ejecutivo de Collahuasi, sostuvo que han hecho un gran esfuerzo por presentar el proyecto más robusto posible. “Lo hemos rediseñado varias veces y hemos hecho tres rondas de consultas anticipadas con las comunidades de la región”, precisó.

De hecho, se detalla que el proyecto “Desarrollo de Infraestructura y Mejoramiento de Capacidad Productiva” implicó tres años de diseño y la realización de más de 120 reuniones y visitas a terreno con las comunidades. “Estas permitieron incorporar las opiniones de actores locales de manera oportuna y codiseñar gran parte de las medidas de mitigación y compensación ambientales”, se destaca.