(El Mercurio) Un nuevo intento fue el que realizó el grupo negociador de Minera Escondida que busca alcanzar un acuerdo paralelo al que logró el Sindicato N° 1 en agosto pasado; el que sin embargo no tuvo éxito.

Este lunes, los líderes del grupo disidente se reunieron con las nuevas autoridades del departamento laboral de la minera, pero finalmente no lograron una salida, acordando posponer de manera definitiva las tratativas.

“Tomamos una decisión, que no compartimos del todo, pero había que llegar a un acuerdo y decidimos esperar el fallo de la Corte Suprema” sobre los grupos negociadores, explicó Pedro Marín, integrante del grupo negociador.

La medida ya había sido anunciada por la empresa hace un par de semanas, apuntando a la decisión que debe tomar el máximo tribunal respecto al requerimiento de la Dirección del Trabajo contra el pronunciamiento de la Corte de Apelaciones, que invalidó un dictamen previo de la DT a favor de los grupos negociadores.

En un comunicado interno, los trabajadores explicaron que esta decisión fue refrendada luego de un tercer pronunciamiento de la Corte de Rancagua, en contra del dictamen que había emitido la DT.

No obstante, desde el grupo de trabajadores no pierden las esperanzas de lograr un acuerdo, que incluso podría significar mayores beneficios que los que alcanzó el Sindicato N° 1, con incentivos por más de $19 millones, y apuntan al fondo de la discusión.

“Hay que tener claro de lo que se trata este fallo, porque hay algunos que piensan que está en juego la personalidad jurídica de los grupos negociadores o la potestad que tienen estos para negociar. Lo que se discute es que si el director del Trabajo se excedió o no en sus atribuciones al crear una norma que registre los contratos colectivos. En ningún caso está en juego la posibilidad de que podamos negociar, porque el Tribunal Constitucional fue claro en eso”, asegura Marín.

Los dirigentes aclaran que la intención es retomar las negociaciones para que los trabajadores que no se encuentran afiliados a la organización sindical, que estarían en torno a los 116, logren mejorar sus condiciones y puedan acceder a los bonos que se entregaron a los casi 2.500 socios del sindicato.