Flowserve es una compañía especializada en diseño, fabricación y reparación de bombas centrífugas, sellos mecánicos y válvulas, que está lanzando al mercado un servicio de prueba dinámica de bombas centrífugas verticales y horizontales para la industria. “Hemos puesto en funcionamiento un banco de pruebas en Antofagasta, diseñado con una capacidad máxima de 1.200 kW de potencia, 1.876 m³/h de caudal, 50 bar de presión y 3.000 RPM. Este banco de pruebas es el de mayor capacidad en Chile”, asegura Juan Morena, Director de Ventas End User para América Latina de la firma.

“Con todas las capacidades de nuestro banco de pruebas podemos verificar la performance de las bombas bajo condiciones reales de funcionamiento, sin necesidad de extrapolar resultados”, añade Leandro D’Aloy, gerente de Ventas End User para Chile y Perú. Con ello, explica, es posible entregar un reporte a los clientes, incluyendo curvas características, reflejando el estado real de la bomba al dejar las instalaciones de Flowserve.

“Asimismo, nos permite demostrar, con información fidedigna, que nuestro mantenimiento o reparación logró que la bomba alcanzara el punto operativo para el que fue diseñada. El beneficio para el cliente es que este ensayo posibilita anticipar el rendimiento que tendrá el equipo en planta y ayudará e prevenir fallas prematuras”, puntualiza.

Otra de las ventajas que posee el servicio de ensayo de performance es que permite, en caso de actualizar el sistema de sellado de empaquetaduras a sellos mecánicos, probar su efectividad y asegurar su funcionamiento, lo cual mejorará la relación con el medio ambiente.

Banco de pruebas

El banco de pruebas se puede subdividir en tres áreas, con el objeto de hacer ensayos con bombas de distinto tipo y tamaño:

  • Bombas centrífugas horizontales con potencia menor a 50 kW.
  • Bombas centrífugas horizontales con potencias entre 50 y 1.200 kW.
  • Bombas centrífugas verticales.

En tanto, sus cañerías de recirculación de agua se pueden clasificar en dos categorías: de baja presión y alta presión. La línea de baja presión (16”) proviene desde el estanque de agua y tiene por objeto alimentar la succión de las bombas horizontales y al can de prueba para bombas verticales. Por su parte, la línea de alta presión tiene como fin recibir el agua proveniente desde la bomba ensayada y retornarla al estanque, y está compuesta por líneas de acero de diámetro nominal variable, para lo cual se consideraron cañerías de 2”, 4”, 8” y 16”.

Respecto de los componentes del banco de pruebas, entre ellos se incluyen:

  • Grupo electrógeno de 1.600 kVA (capacidad suficiente para suministrar energía a toda una comunidad).
  • Banco de trabajo para conjunto bomba-motor.
  • Motor de 900kW, 1.500 a 3.000 RPM, 2 polos.
  • Variador de frecuencia.
  • Estanque de 40 m3.
  • Válvulas de globo para regular flujo.
  • Spools y válvulas de corte.

Los ensayos son realizados de acuerdo a los lineamientos recomendados por el instituto norteamericano de hidráulica y la norma ANSI/HI 14.6-2011. “Normalmente el circuito estará abierto a la presión atmosférica en el estanque acumulador. En caso de realizar pruebas de NPSH a bombas centrifugas horizontales, se podrá modificar la presión en el estanque mediante una red de aire comprimido o bomba de vacío”, detalla Miguel Gaitán, gerente de Operaciones de Flowserve.

Infografia FLOWSERVE