Contar con un suministro energético seguro, diversificado y que pueda cumplir con los requerimientos de la gran minería en el norte de Chile son los ejes en común de los proyectos presentados en el marco del primer módulo de la versión 2014 del ForoSing, que se lleva a cabo en Antofagasta.

En la oportunidad abrió las presentaciones Neung-chul Park, gerente general del proyecto Central Kelar, Kospo, la cual comenzó su construcción hace un mes en la zona industrial de la comuna de Mejillones. La iniciativa proveerá de 517 MW al Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), para alimentar los requerimientos energéticos de BHP Billiton.

Según el expositor, central Kelar es financiada, diseñada, construida y operada por Kelar S.A., un consorcio formado por Korea Southern Power Co. (65%) y Samsung C&T Corp (35%). El proyecto demandará una inversión de US$600 millones y se espera que inicie su operación a fines de 2016. El GNL será suministrado por Gas Natural Fenosa (GNF) desde su portafolio global.

En materia de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), se presentaron los proyectos Planta Solar Cerro Dominador, Espejo Tarapacá y el Parque Eólico Tchamma, los cuales surgen como alternativas a gran escala para competir con los suministros convencionales.

Hidráulica reversible

Francisco Torrealba, cofundador, Valhalla Energía, detalló que el proyecto Espejo de Tarapacá comprende US$385 millones de inversión. “La iniciativa en una central hidráulica reversible, de bombeo-generación, en el sector costero de caleta San Marcos, unos 100 kilómetros al sur de Iquique, junto a su respectiva línea de transmisión de 65 kilómetros, que se conectará a la Subestación Lagunas”, comentó.

El Proyecto bombeará durante el día agua de mar mediante equipos de bombeo-generación, ubicados en la caverna de máquinas, a través de túneles submarinos (toma marina) y subterráneos (costa y farellón) hasta una depresión natural que constituirá un reservorio a partir de los 585 m.s.n.m. donde se acumulará el agua extraída.

Posteriormente, en la noche, el agua acumulada en el reservorio se conducirá mediante los mismos túneles subterráneos hasta los equipos de bombeo-generación para generar energía eléctrica, restituyéndola finalmente al mar. La operación considera el mismo punto en el mar para efectos de toma y descarga del agua.

Torrealba resaltó que las condiciones del norte de Chile son ideales para facilitar la reducción de costos de estas instalaciones. Asimismo, su cercanía con la gran minería es un plus que se debe tomar en cuenta. “Los clientes, principalmente la industria minera, requieren suministro de energía las 24 horas, por lo mismo entendemos que el almacenamiento es la clave. Con este proyecto, queremos que Chile se transforme en una fábrica de energía para el mundo”, recalcó.