Minería, con optimismo e inquietudes mirando al futuro

A pesar de lo complejo de los tiempos que vivimos, la minería se mantiene optimista mirando al futuro. Este es el principal sabor con que nos quedamos en Cesco y Vantaz Group después de haber encuestado a más de 160 altos ejecutivos del sector en Chile, Perú y China. Nuestro estudio “Señales de la minería” -presentado en la reciente Semana Cesco 2021- incluyó a representantes de compañías mineras de todos los tamaños, proveedores y asociaciones gremiales.

Más del 60% de las respuestas manifestó que la inversión minera crecerá en los próximos 12 meses; el 64% cree que el empleo sectorial también aumentará, y un 71% opina que la demanda mundial irá en alza.

La favorable visión se explica por la naturaleza de los proyectos mineros, los cuales no se guían por los vaivenes de la coyuntura, sino que miran al largo plazo, incluso décadas.

Por este motivo, más que el precio puntual del cobre u otros minerales, o los difíciles momentos que se viven por la pandemia -que ciertamente influyen en las decisiones del día a día- para materializar sus grandes inversiones la industria está atenta a factores como los fundamentos de la demanda, el atractivo geológico, la estabilidad de las normas del juego y el clima de negocio de las distintas jurisdicciones.

Y es en estos últimos puntos donde el estudio nos llama a poner la atención; porque el optimismo de los encuestados cae cuando nos focalizamos en el entorno social y regulatorio. Las presiones tributarias y la inestabilidad del sistema político juegan en contra, especialmente en lo observado para Chile: Un 88% de las respuestas acá dijo que nuestro entorno social era desfavorable.

Sin duda este resultado recoge los efectos del estallido social, la pandemia de Covid-19 y los proyectos de ley que se tramitan en el Congreso y que amenazan a esta industria, especialmente a su competitividad.

Esto último es clave, porque ante la consulta por los principales desafíos que se esperan para la industria local, la respuesta mayoritaria de los ejecutivos tiene que ver con aumentar la competitividad del sector. No hay que olvidar que el elevado precio que actualmente registra el cobre es una buena noticia para las compañías, pero también puede impulsar la entrada de nuevos proyectos como los de África, que cuentan con mejores leyes de mineral y donde China está invirtiendo fuerte, o fomentar el uso de cobre secundario, como es la chatarra.

Confiamos que los resultados de este índice, que pretendemos seguir realizando en forma semestral, aporten a relevar el rol de la minería y ayuden a enfocar la discusión que hoy vemos por ejemplo en proyectos como el de un nuevo royalty y otros, en una visión de largo plazo. Esto es lo que necesita la industria para seguir creciendo y aportando a construir un Chile mejor para todas y todos.