Ley de Glaciares

Por María Cristina Bogado, presidenta de AIC, y  Juanita Galaz, del Comité de Medio Ambiente AIC

Se encuentra en trámite constitucional el proyecto de ley sobre protección de glaciares Boletín 11.876-12. Esta iniciativa prohíbe actividades que puedan afectarlos, señalando entre ellas la exploración y explotación minera, e incluyendo, además, actividades desarrolladas en el ambiente periglacial (terrenos congelados) y permafrost (suelo o roca que permanece a 0º C o menos, por lo menos dos años consecutivos).

La propuesta indica que las actividades que afecten o puedan afectar los glaciares deberán cesar y requiere de las autoridades competentes las autorizaciones que procedan conforme a la ley. Lamentablemente el derretimiento de glaciares es un hecho que está ocurriendo en todo el planeta, inclusive en montañas o lugares no habitados, como en el caso de los casquetes polares.

El proyecto de ley desde nuestra perspectiva, equivoca el foco al considerar al sector de la minería como la causante de los problemas en los glaciares. El derretimiento ocurre como consecuencia del cambio climático asociado a la emisión de gases del efecto invernadero. En esta materia el país está actuando en la línea correcta, potenciando el aprovechamiento de las energías renovables para disminuir el uso de combustibles fósiles.

El sector de la minería contribuye al esfuerzo de protección, con sus diversos productos metálicos y no metálicos que permiten desarrollar tecnologías de generación de energía más limpias, aportando además a proyectos de eficiencia energética y de electromovilidad.

En Chile, algunas de las faenas mineras más importantes se realizan en el entorno de glaciares, las que operan después de haber obtenido el correspondiente permiso ambiental. La normativa vigente establece que en el evento que un proyecto se localice en los glaciares o éste próximo a ellos, debe ingresar al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), mediante un Estudio de Impacto Ambiental. Por lo tanto, el país cuenta actualmente con la instancia legal competente, para evaluar y decidir sobre el efecto de un proyecto minero próximo a glaciares.

De acuerdo con lo señalado, nuestra institución concuerda plenamente con la Comisión de Glaciares del Instituto de Ingenieros de Chile, en el sentido de fortalecer la acción preventiva a través del accionar del SEIA, analizando los proyectos caso a caso en lugar de generalizar o prohibir a priori.

La Asociación de Empresas Consultoras de Ingeniería (AIC), cree firmemente que el desarrollo de la actividad minera es compatible con el cuidado del medio ambiente, incluida la protección de los glaciares. Las operaciones mineras se diseñan, construyen y desarrollan con altos estándares ambientales, y sus potenciales efectos se pueden predecir para tomar las medidas que correspondan. Asimismo, se valora cuando la autoridad no aprueba el desarrollo de proyectos que generen impactos irreversibles sobre ecosistemas y comunidades. Consideramos, por lo tanto, desacertada la idea de restringir el desarrollo de proyectos mineros en los términos que señala el proyecto de ley aludido, más aún, cuando pretende paralizar operaciones mineras que aportan recursos importantes para la sustentabilidad económica y social del país.