Empoderamiento de las mujeres en la minería

Haber sido la primera mujer en ocupar la presidencia de este gremio, y la primera CEO de Endress+Hauser, fueron excelentes señales en este desafío.

He asistido recientemente a diversos foros y seminarios sobre equidad de género y un tema recurrente es que aún hay pocas mujeres dispuestas a ocupar cargos gerenciales en nuestras empresas. Por esto quiero compartir mi propia experiencia en este camino, como ex CEO de Endress+Hauser y past-president de Aprimin. Mirando en retrospectiva, hubo seis aspectos claves en mi desarrollo profesional.

  1. Mentora (e)s. Siempre conté con personas cercanas que me estimularon, apoyaron y acompañaron en mi carrera profesional, empezando por mi padre, pasando por profesoras del liceo, de la universidad, compañeras (os) de trabajo, jefes y amigas (os).
  2. Atreverse. Desde muy niña fui estudiosa y responsable, y los desafíos siempre fueron un estímulo para mí. Me atreví a tomarlos y enfrentarlos, ya se tratara de estudiar algo nuevo, hacer una presentación en público, asumir un nuevo cargo, o cambiar de trabajo o de país.
  3. Aprendizaje. Muchas veces no estaba 100% preparada para asumir los nuevos desafíos, por lo que fue necesario capacitarme, estudiando, entre otros temas, idiomas, oratoria, magister de negocios, diplomados, liderazgo, etc. Hoy existen diversas plataformas de apoyo al liderazgo femenino: Promociona de CEOE y ESADE de España, Programa WIN-WIN de ONU Mujeres, seminarios de liderazgo de las cámaras de comercio, programas de liderazgo de Comunidad Mujer, RedMad, entre otras.
  4. Exposición. Donde fuera que me tocara participar, siempre estuve dispuesta a plantear preguntas y sugerencias, apoyar y aportar, estar en redes sociales, ser parte de grupos y equipos, y desarrollar iniciativas que contribuyeran al negocio.
  5. Participar en redes. Para las mujeres dispuestas a avanzar en sus empresas es muy importante participar y apoyar a organizaciones tales como WIM (Women in Mining), Hay Mujeres, RedMad, Comunidad Mujer, Women in Management y otras, las que promueven la igualdad de género, la visibilidad, la voz y la autonomía de las mujeres, potenciando liderazgos, abriendo oportunidades, derribando barreras normativas y culturales, con el compromiso de aportar valor a las organizaciones a través de la incorporación del talento femenino, en especial en la alta dirección.
  6. Compartir experiencia. Es lo que estoy haciendo en la actualidad, participando en diferentes instancias, eventos de equidad de género, compartiendo mi experiencia, haciendo mentoría y coaching a otras mujeres deseosas de crecer en sus áreas y empresas.

La cantidad de mujeres en la gerencia general de grandes compañías casi se ha triplicado entre 2007 (4,7%) y 2016 (12,8%). Este dato es alentador, pero insuficiente.

El decálogo de la Industria Minera por la incorporación de mujeres y la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, impulsado por el Ministerio de Minería y firmado el año pasado por más de 20 empresas y asociaciones gremiales -Aprimin entre ellas-, incluye el siguiente compromiso: Impulsar la presencia de mujeres en los cargos de tomas de decisiones, eliminando sesgos en la selección y preparando a profesionales para ocupar dichas posiciones.

En Aprimin tenemos el compromiso y la responsabilidad de desarrollar acciones de equidad de género y de promoción de mujeres directivas a cargos de toma de decisiones, acciones que pueden ser implementadas por nuestros asociados y por la industria minera en general.

Haber sido la primera mujer en ocupar la presidencia de este gremio, y la primera CEO de Endress+Hauser, fueron excelentes señales en este desafío. Y para que no sigan siendo excepciones, debemos incluir la diversidad y la equidad de género en la planificación estratégica de nuestras compañías.

Necesitamos acelerar este proceso, si continuamos al ritmo actual, de acuerdo al Foro Económico Mundial, tardaremos 83 años en alcanzar la equidad general y 167 en obtener la equidad económica.