Codelco: Inversiones y desarrollo

Contando con el financiamiento, Codelco está hoy en condiciones de sacar adelante su programa de desarrollo y así volver a ser el “sueldo de Chile”.

Al igual que todas las empresas de la industria, Codelco enfrentó la crisis detonada a raíz del desplome del precio del cobre implementando un conjunto de medidas conducentes a reducir costos, aumentar la productividad y mejorar la gestión. En 2015 los costos bajaron un 8%, la producción aumentó en 3,6% y mejoró la accidentabilidad, todo ello en un escenario en que los precios del cobre y el molibdeno cayeron 20% y 41%, respectivamente. Los resultados del primer trimestre de 2016 son auspiciosos.

Superada la emergencia, había que poner el foco en el desarrollo  futuro. Desde 2005 a la fecha la producción propia de Codelco se ha mantenido en torno a 1,6 millón de toneladas de cobre fino. El estancamiento de la producción, en un escenario en que concurren el desplome de los precios de los metales y bajas –y decrecientes– leyes de los mismos, se traduce en altos costos y márgenes mínimos o negativos. La empresa o proyecto que viva esta situación está al borde del colapso.

Aun cuando para la gran mayoría de los chilenos pasó inadvertido, hace dos años Codelco estuvo efectivamente al borde del colapso. Cuesta entender que se haya llevado a la empresa a una situación límite, en circunstancias que cuenta con los recursos mineros para aumentar significativamente su producción de bajo costo y con una cartera de proyectos para explotarlos. Los así llamados proyectos estructurales fueron recientemente sometidos a una nueva auditoría técnica y   avanzan de acuerdo al programa.

La falta de financiamiento suficiente y oportuno es la principal causa detrás de los atrasos que caracterizan el proceso inversional de la empresa. Se estima que si se hubieren ejecutado oportunamente las inversiones consideradas en el Plan de Negocios y Desarrollo aprobado en 2006, Codelco estaría produciendo hoy más de dos millones de toneladas. Los ingresos dejados de percibir son cuantiosos.

El plan de inversiones vigente requiere del orden de US$25.000 millones, a desembolsarse en los próximos cinco o seis años. Si se implementa exitosamente, en 2022 Codelco estaría produciendo del orden de 2,2 millones de cobre fino, de bajo costo, al año.

Codelco traspasa el 100% de sus excedentes al Estado y financia sus inversiones con fondos de generación interna, como las depreciaciones, y endeudándose en el exterior en condiciones muy ventajosas. Con el objeto de no quitar espacio a inversionistas chilenos en los mercados de deuda del mundo, el Ministerio de Hacienda, con el respaldo explícito de la Presidenta de la República, se comprometió a autorizar que la empresa capitalice, con cargo a sus excedentes, hasta un máximo de US$4.000 millones en los próximos tres o cuatro años. Ésta es la primera vez que Hacienda compromete su respaldo a un financiamiento plurianual.

Contando con el financiamiento, Codelco está hoy en condiciones de sacar adelante su programa de desarrollo y así volver a ser el “sueldo de Chile”.