Estudio del AMTC demuestra el potencial de la tomografía sísmica como método de exploración del subsuelo