Yodo, Sal y Nitratos representaron exportaciones de US$ 370,2

Jun 6, 2005

El vicepresidente ejecutivo de la Comisión Chilena del Cobre, Patricio Cartagena, advirtió que la minería no metálica es un sector que si bien no puede ser comparado con la metálica, porque son cosas totalmente distintas, ha tenido un gran dinamismo en la última década. Además somos líderes en la producción de yodo, litio, nitratos y de sal.

En el suelo nacional se extraen un sin número de minerales no metálicos como la arcilla, el azufre, el yeso y el boro, pero los que más destacan en el mercado mundial son el yodo, la sal y los nitratos. La producción de estos y otros minerales no metálicos ha sufrido una alza de 41% en los últimos 10 años y representaron exportaciones por US$370,2 millones en 2004; sin embargo, difícilmente superan 4% de los ingresos que genera la totalidad de la producción minera nacional.

No se puede hablar de minería no metálica sin tomar en cuenta a la Sociedad Química y Minera (SQM), controlada por Julio Ponce Lerou y la canadiense PCS, la que durante los últimos cuatro años ha alcanzado un crecimiento anual de 29% y en 2004 registró utilidades por US$74,2 millones.

La ex Soquimich es líder indiscutido en la producción mundial de nitratos de potasio y nitratos de sodio, con una participación de mercado de 38% y 61%, respectivamente, además cuenta con 75% de las reservas de caliche existentes.

Pero la empresa no se duerme en sus laureles y para este año tiene proyectado un ambicioso objetivo de trabajo. La compañía se ha embarcado en un plan de inversiones que comprende US$450 millones hasta 2008, de los cuales US$200 millones serán ejecutados en este ejercicio, en busca de elevar su nivel de producción en 30% de yodo, fertilizantes de especialidad y litio. Además, SQM pretende aumentar sus ventas de US$920 millones el año pasado a US$950 millones en 2005 y quizás llegar a los US$1.000 millones el próximo.

Otro actor importante en este subsector es Sal Punta de Lobos (SPL) del empresario José Yuraszeck, que cuenta con una producción de 5,5 millones de toneladas anuales y proyecta para 2006 una producción de 8 millones de toneladas de sal por año.

Es la empresa más importante en Chile en lo que a sal se refiere, abarcando alrededor de 85% del mercado nacional. Sin embargo, la compañía mira hacia el exterior, el mercado local es muy chico como para seguir creciendo, hay que salir fuera del paísÓ, aseguró Alejandro Danús, gerente general de la firma.

La sociedad mantiene un plan de inversiones para este año de US$50 millones con el fin de tomar mayor presencia en el mercado internacional, donde ya es un actor relevante. 98% de la producción de SPL se destina a la exportación, siendo su principal destino Estados Unidos con alrededor de 3,5 millones de toneladas. En el país del norte tienen alrededor de 50% del mercado de la costa oeste, donde los principales usos son el deshielo, ablandadores de agua y el mercado industrial.

Sin embargo, el ejecutivo advirtió que los fletes marinos son determinantes en el negocio final, pues representan entre 60% y 70% del producto, por lo tanto dependen mucho de este factor, y sólo en la medida que el flete baje nosotros vemos un fuerte crecimiento en los mercados asiáticos y europeosÓ, añadió. Sin embargo, acabamos de instalar en Europa una oficina comercial buscando nuevas oportunidades de mercadoÓ, agregó Danús.

La sal que todos conocen, la de mesa, es el mercado más pequeñoÓ, señaló el ejecutivo, la que se comercializa principalmente en el país.

Jugando de Local
Las cementeras también juegan un rol clave en la industria no metálica, sin embargo y a diferencia de las compañías anteriores, en este rubro el comercio con el exterior es casi nulo. Las importaciones de cemento representan alrededor de 5% de las ventas totales de la industria y se producen principalmente en Arica y Punta Arenas, porque a veces es más económico importar por condiciones geográficas. Nosotros vendemos también ahí, pero a veces no somos competitivosÓ, afirmó Ignacio del Río, gerente de Asuntos Corporativos de Melón.

En Chile el mercado se lo reparten claramente tres actores: Cementos Melón, que lidera con 36,7% de participación, seguida muy de cerca por Polpaico, con 35,2% de participación, y Bío Bío que mantiene 28,1% del mercado total en 2004. De este modo, la brecha es tan estrecha que el nivel de competitividad no permite respiros.

El consumo nacional de cemento en 2004 registró un crecimiento de 4,8% alcanzando despachos cercanos a los 3,8 millones de toneladas. Del Río y Oscar Parada, gerente general de Polpaico, son optimistas respecto a la tendencia que está siguiendo la industria. Parada afirmó que esperamos que durante el presente año y el próximo continúe esta tendencia positiva que se ha manifestado en lo transcurrido del añoÓ.

De hecho, después de años de estancamiento, las empresas están invirtiendo. Polpaico planea una inversión de US$13 millones para reforzar su capacidad de operación y distribución de hormigón, mientras que Melón está trabajando en una planta en Puerto Montt que abastecerá la zona sur del país y que requiere un gasto de US$20 millones.

Cabe recordar que entre enero y abril, las empresas Polpaico, Melón y Bío Bío vendieron en el país 31,9 millones de sacos de cemento, frente a los 30 millones comercializados en el mismo lapso del ejercicio pasado, equivalente a un avance de 6,6%. Esto sucede gracias al repunte del sector vivienda y el desarrollo de una serie de proyectos de mediana envergadura que han sustituido a los megaproyectos de infraestructura terminados en 2004, aseguró el ejecutivo de Polpaico.

La industria cementera está estrechamente relacionada con la evolución del sector industrial. Generalmente crecemos de acuerdo a lo que crece el país, al PIB, por lo que cuando el país sube nosotros subimos más violento, cuando el país baja, nosotros también bajamos, precisó Del Río.

Fuente/Estrategia

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena