Tokman advierte sobre riesgo de incremento en emisiones por el auge de centrales a carbón

Ene 9, 2009

El titular de energía afirma que en 2030 se cuadriplicarán las emisiones de CO2, superando el per cápita de países europeos.Aunque este mineral sólo representa el 15% de la capacidad, los nuevos proyectos elevarían su participación por sobre el 30%.

La Cena Anual de la Energía, realizada el martes pasado, no sólo sirvió para que la Presidenta Bachelet anunciara un proyecto de ley de compensaciones municipales. En la ocasión, el ministro de Energía Marcelo Tokman, entregó a la Mandataria el documento «Política Energética, Nuevos Lineamientos».

En el texto, que espera ser la base de la discusión para elaborar una política energética de largo plazo, se aborda un complejo diagnóstico respecto del crecimiento de la capacidad eléctrica sobre la base de carbón y las emisiones de dióxido de carbono (CO2) producidas por éste, entre otros temas.

«El aumento de las instalaciones termoeléctricas basadas en carbón puede implicar la multiplicación de las emisiones anuales del país (desde 70 millones de toneladas en la actualidad hasta cerca de 300 millones al 2030, según estimaciones) con lo cual las emisiones por unidad de producto serán superiores a las de Europa y otros países desarrollados», dice el estudio.

La Comisión Nacional de Energía (CNE) no ha tomado palco en la discusión. Al documento se agrega que recientemente adjudicó a Poch Ambiental un estudio para conocer en detalle las emisiones del sector energía en el futuro.

El tema es relevante, en especial a la espera del acuerdo que reemplace al protocolo de Kyoto, lo que se definirá en Polonia en diciembre de este año. «(Chile) deberá asumir el riesgo de ser sometido a restricciones o costos asociados a las medidas internacionales que se adopten para hacer frente al calentamiento global», añade el estudio.

Si se consideran las proyecciones e indicadores como la emisión per cápita hacia 2030, Chile emitiría 17,6 toneladas de CO2 por habitante, cifra que hoy es de 3,6. ¿Qué pasa en el resto del mundo? Si bien las emisiones actuales son menores a la de países como Alemania (emiten 9,6 toneladas per cápita), estas naciones tienen compromisos de reducción, por lo cual están en proceso de decrecimiento, al revés de lo que sucede en Chile.

Expansión del sistema

Aunque en estas emisiones no sólo influye la generación eléctrica (también el transporte y minería, entre otros), en el país el número de proyectos a carbón se ha multiplicado. Si se consideran los que están en construcción, aprobados por la Conama o en trámite ambiental, estos suman más de 7.200 MW, equivalentes al 55% de toda la capacidad del país, la cual ya posee un componente de 2.050 MW en base a este mineral.

Los especialistas en energía también han entrado al debate. Si bien la estrechez de oferta eléctrica debe ser resuelta, fuentes de generación alternativas han tenido más obstáculos. La ex secretaria ejecutiva de la CNE, Vivianne Blanlot, es una de las que cuestiona este desarrollo por los perjuicios ambientales que implica y rescata que el escenario «es evitable y, de hecho, poco probable, porque existen otras opciones, existen interesados en desarrollarlas, y un gran número de opositores a privilegiar el carbón, ya no sólo en el mundo ambiental, sino también entre especialistas en energía, y nuevas tecnologías».

«Extrañamente, tienen muchas trabas las otras fuentes de generación. Para las empresas es igual de complicado instalar 1 MW hidroeléctrico que 500 MW. Se produce esta paradoja, en que el desarrollo del país, teniendo tanto río, se dé con carbón», afirma Manuel Díaz, ingeniero del Programa de Gestión y Economía Ambiental (Progea) de la U. de Chile.

María Isabel González, de Energética, destaca la seguridad que tiene la generación a carbón frente a fuentes más «frágiles» como el agua (sequías) o el gas (suministro), aunque conlleva el problema de las emisiones.

Fuente / El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena