¿Sigue el boom de Copiapó? Alerta por retraso de tres proyectos, pero se mantiene racha inmobiliaria

Sep 24, 2012

Paralización de Castilla y demora de proyectos como Cerro Casale preocupan a los empresarios.

(El Mercurio) Un desempleo que es menor en casi tres puntos porcentuales al promedio nacional (3,7% versus 6,5%) y un crecimiento de la población por sobre la media del país (14,8% versus 10,1%) son sólo dos de los récords que hoy tiene la Región de Atacama.

Desde hace dos años que la gente de la zona, y en particular la de la capital, Copiapó -ciudad que comenzó a disputarle a Antofagasta el cetro de capital minera de Chile-, habla de un boom .

La minería es la gran responsable de todo este panorama. En la región hay una cartera de proyectos en calificación o aprobados que bordea los US$ 10 mil millones para el período 2012-2020.

La construcción, el retail y el turismo, también han aportado su granito de arena. «Como región tenemos una actividad económica pujante, con más del 25% de las inversiones del país concentradas en Atacama, una de las tasas de desempleo más bajas, un crecimiento del emprendimiento sobre el 30%. La construcción ha experimentado un incremento sobre el 30% también y sin duda aportamos al Imacec y al PIB nacional, lo que nos tiene muy satisfechos», dice Sofía Cid, secretaria Regional Ministerial de Economía Atacama.

Sin embargo, el reciente fallo de la Corte Suprema que frenó el proyecto de la central termoeléctrica Castilla (que se emplazaría en la región y aportaría 2.100 MW al sistema), sumado al retraso de Cerro Casale e Inca de Oro, ha puesto una luz de alerta sobre la futura prosperidad de Atacama.

«Veníamos como avión, descorchando champaña por la cantidad de proyectos que teníamos y esta situación produce una incertidumbre. No es que los proyectos vayan a desaparecer, pero sí su período de ejecución se ve impactado negativamente», dice Leonardo Troncoso, gerente general de la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama (Corproa), que reúne a empresarios de diversos rubros.

Recorte a las inversiones
La cautela es la receta del momento y los números así lo sugieren.

La Corporación de Bienes de Capital, que monitorea las inversiones en rubros como energía, industria y minería, redujo la inversión a materializar este año en la Región de Atacama desde US$ 3.679 millones a US$ 3.188 millones, es decir, US$ 491 millones menos de inversión. Esto, como consecuencia de la paralización y postergación de los proyectos mineros Inca de Oro (Codelco y PanAust) y de la Central Castilla (MPX y E.ON) y Cerro Casale.

Respecto de Cerro Casale, de Barrick, si bien se mantienen las opciones de inversión, la compañía todavía no ha tomado una decisión definitiva sobre su construcción. Rodrigo Jiménez Castellanos, vicepresidente de asuntos corporativos de Barrick Sudamérica, dice: «Seguimos avanzando con el proyecto a través del proceso de obtención de permisos. Necesitamos finalizar esta fase antes de estar en condiciones de tomar una decisión con respecto a la construcción». Agrega que la decisión tendrá en cuenta las condiciones económicas generales, pero asegura que mantienen el proyecto como una opción de inversión.

También cayó el Indicador de Actividad Económica Regional de Atacama. El índice descendió 4,8% en el trimestre abril-junio respecto a igual trimestre del año anterior. Los sectores que más contribuyeron al retroceso fueron construcción y minería, según el informe del INE.

Y es que más allá de los resultados, tras el fallo judicial sobre Castilla, el panorama está cambiando para el sector privado. El viernes recién pasado, el presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Diego Hernández, advirtió: «El factor Castilla, de partida, ya atrasa todos los proyectos de la Tercera Región… A nadie le gusta invertir en una industria que es de uso intensivo de energía con una energía que no es competitiva».

Una encuesta de la Corproa indica que el 95% de las empresas socias estima que la decisión de la Corte Suprema tiene un efecto negativo para las inversiones regionales.

En esta corporación aseguran que la cartera de proyectos mineros se debería ajustar, pues el 50% o más de las iniciativas puede verse afectada o retrasada por los altos costos de la energía, y las menores expectativas internacionales.

«Nuestra proyección era que al 2014 hubiera al menos 24 mil trabajadores nuevos en la región de forma permanente en diversos rubros, pero este ritmo ahora cambió», advierte Troncoso.

Pese a la prudencia, las expectativas siguen altas para Copiapó. En particular, por el desarrollo de proyectos mineros como el de Caserones (de la minera Lumina Cooper), que involucra más de US$ 3 mil millones de inversión y de Cerro Negro Norte (de CAP) por US$ 880 millones.

Y es que la minería tiene un efecto «multiplicador». Genera empleo directo e indirecto, empuja la demanda por servicios diversos e incluso incrementa los viajes de negocios, tal como lo confirma Daniel Pardo, director nacional (S) de Sernatur: «Atacama es una región que ha tenido un destacado crecimiento turístico que se puede adjudicar al turismo de negocios por el desarrollo minero», señala.

Rubro inmobiliario: altas expectativas
Uno de los rubros que sigue en alza es el inmobiliario. Jaime Araya, managing director de Colliers International, explica que en 2009 se desarrollaron los primeros edificios en la zona, lo que anticipó un fenómeno, que se intensificó desde 2010 en adelante.

Coincide Alberto Guerrero, presidente regional de la Cámara Chilena de la Construcción Copiapó, quien agrega que hoy «la demanda por vivienda es mayor que la oferta, lo que significa que se está vendiendo mucho en verde». En la actualidad, los terrenos en la ciudad pueden llegar a las 25 UF/m {+2} , según datos de la Cámara de la Construcción, un precio similar al de comunas como Ñuñoa, de acuerdo con estimaciones de Colliers.
El auge no sólo está en la vivienda. El índice de la actividad de la construcción regional, Inacor, creció casi 20% en junio de 2012, comparado con igual mes del año pasado, según la Cámara de la Construcción. El Inacor considera toda la actividad de la construcción como un consolidado y se calcula con tres componentes, permisos de edificación, consumo de cemento y empleo.

En el segmento de oficinas, los valores han crecido entre un 15% y un 20% en los dos últimos años, según Colliers. «La llegada de importantes operadores inmobiliarios como ASL Sencorp, Alterra – Ebco, Armas y Maestra Inmobiliaria, entre otros ha impulsado de buena manera la generación de nuevos barrios que van en línea con el plan de expansión urbana de Copiapó», dice Araya.

Un ejemplo es el futuro centro de negocios Titanium Copiapó, desarrollado por ASL Sencorp (ligado al arquitecto Abraham Senerman) en conjunto con Inmobiliaria Titanium (en la que participan Bethia e Inversiones Muni). Este edificio, cuyo costo será de US$ 80 millones, es el primero de la marca Titanium que se ubicará fuera de Santiago.

¿Por qué decidieron instalarse allí? «Tenemos gran cantidad de clientes mineros y a partir de eso y de saber sus necesidades y los estándares que requieren, investigamos los mercados del norte y vimos que había una falta de oficinas para ese segmento», explica Alfonso Barroilhet, arquitecto a cargo del desarrollo del proyecto que incluirá oficinas Clase A (de alto estándar), un hotel, centros comerciales y una plaza.

El retail sigue avanzando
El retail también crece en Copiapó. De hecho, dos de los más importantes operadores de ese rubro están «marcando territorio» en la zona.

Mall Plaza tiene en carpeta un centro comercial de 70 mil m {+2} , señala Cristián Somarriva, gerente corporativo de desarrollo del grupo, que incluye tiendas por departamentos, un supermercado, restaurantes y salas de cine, entre otros, con una inversión proyectada de US$ 75 millones. El plan es abrir a público en 2013.

Por su parte, el holding Cencosud tiene presencia desde 2005 en la ciudad con el centro comercial Portal Copiapó.

A fines de este año planea inaugurar un supermercado Jumbo, en un formato de 3 mil m {+2} a 4 mil m {+2} . «Copiapó es una ciudad con un gran crecimiento, con planes de desarrollo de gran nivel y con consumidores muy exigentes, lo que para Cencosud representa un gran desafío», dice la compañía.

Tratamiento de agua salada, una opción para combatir la escasez del recurso
Pese a los avances, Copiapó tiene desde hace años una tarea pendiente: la escasez del agua. El problema, que surgió en la década de los noventa -según comentan en la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama (Corproa)- producto del excesivo otorgamiento de derechos de agua en la zona, se ha agravado en los últimos años por el crecimiento de la población, y los incrementos en la demanda de las actividades mineras y agrícolas.

«En ese contexto surge la alternativa de la utilización de agua salada para las mineras», explica Leonardo Troncoso, de la Corproa. No obstante, uno de los costos a sortear por parte de las empresas es el transporte del agua desde el mar y el proceso de desalamiento.

La escasez de agua también es notoria para la población. En muchos sectores de la ciudad el suministro es débil, y este problema se ha transformado en el talón de Aquiles para la construcción de nuevos proyectos.

Fuente / El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena