Raimundo Espinoza: «El modelo de contratistas enfrenta un problema serio en la gran minería»

Mar 11, 2013

Afirma que el sector se está dando cuenta que, en términos estratégicos, está quedando capturado por empresas que ofrecen servicios externos.

(La Tercera) El alza de costos que enfrenta la minería nacional en forma progresiva durante los últimos años seguirá presente en 2013. Si bien hasta ahora las mineras han centrado el punto de discusión en el mayor valor de la energía, los insumos y caída de las leyes de los minerales, el presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) y director de Codelco, Raimundo Espinoza, coloca en la palestra un nuevo ítem: el aumento de costos de los servicios que presentan terceros, conocidos como empresas contratistas. Espinoza reconoce que en los últimos años este costo se ha duplicado en Codelco y que es una realidad que afecta en general a las grandes mineras que operan en el país.

El líder de los trabajadores de la estatal indica que los contratos externos se han ido encareciendo progresivamente y que esto no sólo responde al mayor valor de los insumos. Explica que influye el hecho de que las empresas contratistas pecan de tener excesos de trabajadores para las tareas, costos que son pasados a las mineras y termina afectando la productividad.

También advierte que las empresas contratistas tienen pasivos laborales con sus trabajadores, los cuales terminan afectando a las mineras mandantes. Como ejemplo, menciona que Minera Escondida tuvo que paralizar su expansión de US$ 4.500 millones por el conflicto del contratista con sus trabajadores. Por último, afirma que hay temas de gestión asociados a contratos que no están bien definidos y que después, al incorporar nuevas tareas, abultan el presupuesto original. El diagnóstico asegura que es complicado y que la única conclusión que saca es que el modelo de contratistas enfrenta un problema serio y que “el proceso de externalización fue un fracaso para la industria minera”. Asimismo, indica que el paso que viene ahora es la internalización.

¿Es efectivo que en los últimos años se duplicó el costo de servicios de contratistas en Codelco?
Ese nivel de alza es efectivo, que está influido por un aumento significativo de trabajadores externos. A principios de la década la relación era un trabajador interno por uno externo. Hoy en Codelco hay unos 15 mil trabajadores internos y unos 45 mil externos. El alza de números responde al negocio que están haciendo las empresas contratistas, al tener un exceso de trabajadores. En Codelco hace un par de años los trabajadores propios recibíamos un pago de US$ 35 por hora y por los externos se cobraba US$ 25. Hoy esa brecha se ha ido ajustando, lo que no significa que el trabajador lo gane, sino que el porcentaje adicional lo está ganando la empresa contratista por lo que le pide a la minera.

¿Hay otros factores que explican el alza de costos?
Hubo una etapa, a principios de la década pasada en que el outsourcing se privilegió porque había una mano de obra barata y necesidad de trabajo. Las mineras optaron por este modelo y las cosas han evolucionado en forma distinta a la que se pensó en su momento.

Las empresas contratistas suben los costos, porque les sube el petróleo, la mano de obra y los insumos, pero también hay problema de gestión y de calidad de los contratos. Por ejemplo, un contrato que cuesta US$ 200 millones, al terminar su ejecución puede llegar a US$ 500 millones, por la asignación de recursos adicionales. El problema es cómo va aumentando ese contrato con más mano de obra y faenas que no estaban contempladas inicialmente. Ahí hay problemas de gestión. Eso es lo que ha pasado con el modelo de contratistas y que afecta en general a la industria minera.

¿Han habido problemas en las faenas de Codelco?
Por ejemplo, en Andina. Cuando la mantención era con trabajadores propios teníamos control y un buen resultado. Luego cuando llegó una empresa contratista hacía el trabajo con 50 personas, en circunstancias que se podía hacer con 10. Por eso empezaron a tener problemas de costos, y como los externos no eran trabajadores especializados hubo fallas. Eso terminó en un problema productivo entre 2006 y 2010. Después de eso se contrató a otra empresa, que inicialmente dijo que trabajaría con 800 personas y hoy va en 1.200. Entonces, se cumple la producción, pero no al mismo costo.

¿Cuál es el principal efecto de esta situación?
En general, las empresas mineras están quedando mucho más expuestas con sus planes estratégicos. Al tercerizar aspectos clave de la operación, como mantención o desarrollo de mina, están siendo capturadas por las empresas contratistas. Además, la minera pierde el know how que tenía respecto al conocimiento de sus operaciones. A esto se suman problemas como los que vimos en Escondida y Caserones. En 2000 la mantención era con apoyo de terceros. Hoy es mantención de terceros con apoyo de trabajadores propios. Hoy, si hay un paro de contratistas, significa parar la minera.

El modelo de contratistas enfrenta un problema serio en la gran minería y está fracasando.

¿Ven que vienen cambios?
La política de tercerización está cambiando. Las empresas están prefiriendo trabajadores propios que terceros, porque les está resultando menos productivo y saben que el negocio lo tienen los contratistas, que se llevan la tajada del león.

Fuente / La Tercera

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena