Problemas en logística diesel amenazan operación del Sing

Nov 23, 2007

Reconocimiento será entregado en la cena de premiación del sector energético, el próximo lunes 3 de diciembre, en el marco del seminario internacional “Innovación en Parques de Generación y Redes Eléctricas de Transmisión”.

Tras el fuerte terremoto que afectó la semana pasada al norte del país, las generadoras de la zona han logrado reponer gran parte de sus instalaciones.
Pese a que en el Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC) informan que el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) está operando con normalidad y que salvo ciertas excepciones toda la demanda está cubierta, la estabilidad del sistema está amenazada a causa de problemas en la cadena de abastecimiento del diesel, el combustible que sustituye al gas natural argentino.

“En los últimos días el abastecimiento de diesel se ha convertido en un cuello de botella”, dijo un ejecutivo del sector eléctrico.

La misma fuente comentó que los problemas de la logística han llegado a tal extremo que “ayer las tres empresas que generan en base a diesel (Edelnor, Electroandina y Gas Atacama) recibieron menos combustible del que necesitan para producir. Todos los generadores están con sus estanques en los niveles mínimos”, apuntó.

Agregó que esta situación, obligó a GasAtacama, por ejemplo, a sacar de funcionamiento una de las dos turbinas que resultaron afectadas por el sismo (Ver recuadro).

Los problemas de Copec para llegar con el diesel hasta las instalaciones de las eléctricas nortinas que se ubican en las ciudades de Mejillones y Tocopilla, también son consecuencia del terremoto de 7,7 grados en la escala de Richter que hace más de una semana azotó al norte del país.

Copec le ha dicho a las generadoras que la merma en el número de camiones que llevan el diesel hasta los complejos térmicos de las tres compañías, pasa por el daño que presentan los caminos que unen los puertos de Antofagasta y Tocopilla -donde se descargan los buques petroleros-, con las ciudades donde están las centrales.

Este argumento no convence mucho a las empresas, que ven con temor como se reduce el nivel de sus estanques, lo que dicen podría obligar a realizar nuevamente un ‘racionamiento técnico’, similar al que se efectuó dos días después de ocurrido el terremoto y donde las mineras disminuyeron su consumo a fin de no atentar contra la recuperación del SING. Este criterio también se aplicó durante el invierno pasado, cuando estos grandes clientes, que representan el 90% de la demanda de esta zona, desconectaron parte de sus consumos para evitar una falla en la logística diesel. Esto, porque Copec tenía problemas para cubrir las necesidades de las generadoras, que a plena capacidad, implicaban triplicar el consumo del combustible sustituto del gas natural argentino.

Según las compañías eléctricas, los caminos ya poseen condiciones que aseguran el normal desplazamiento de camiones.

Otra dificultad que complica aún más la situación de Copec en el norte es el retraso del terminal de abastecimiento de Mejillones, que debía estar operativo el 15 de noviembre.

La compañía controlada por el grupo Angelini informó que un tablero eléctrico resultó dañado por el sismo, ya que aún no estaba anclado a la estructura del muelle, lo que retrasó los planes de la firma hasta una fecha que no quisieron revelar.

De esta forma, la empresa debe seguir cubriendo largas distancias para conectar los puertos con las instalaciones de las generadoras y además no cuenta aún con la holgura que le implicaba sumar un nuevo punto de recepción de buques, que aumentaría de cinco a 17 días, el período de autonomía con diesel para el SING.

Racionamiento

Otro ejecutivo nortino comentó que el hecho de que GasAtacama esté operando con sólo una de sus cuatro turbinas, habría obligado a desconectar un 3% del consumo de los clientes libres, información que no fue confirmada por el CDEC- SING, donde aseguran que toda la demanda está recuperada.

“Si GasAtacama deja de operar, claramente hay racionamiento”, señaló la fuente.

Precisó que la situación del sistema es compleja, ya que hay que considerar que algunos clientes mineros aún no restablecen al 100% su consumo, pues persisten los problemas en sus líneas dedicadas.

“Si cae otra turbina de cualquier empresa, la posibilidad de una desconexión es mucho más evidente, porque el racionamiento pasaría inmediatamente a rangos del 10% de la demanda”, dijo un ejecutivo del sector.

Fuente / Diario Financiero

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena