GasAtacama baraja traer gas de Brasil, Ecuador y hasta de Rusia

Abr 20, 2009

Hace dos años la eléctrica controlada por Endesa y Southern Cross estaba al borde de la quiebra. Hoy, con una situación más holgada, busca su supervivencia en el largo plazo. Sus focos estratégicos: traer gas de algún país de América Latina, complementarlo con GNL o, como opciones, usar gas sintético o carbón. También evalúa energía solar y eólica.

(La Tercera) GasAtacama estaba al borde de la quiebra hace dos años. Fue entonces que Endesa invitó al fondo de inversión Southern Cross a la propiedad de la generadora nortina, afectada por la falta de gas argentino. Tan crítica era su situación en ese momento, que si no lograba un acuerdo con las empresas mineras para que aportaran dinero contante y sonante que le permitiera enfrentar su déficit comprando diésel, se iba a pique. Contra todo pronóstico, GasAtacama logró que 13 mineras pusieran US$ 113,6 millones, el 71% del total del saldo en rojo, y firmaran un acuerdo hasta el año 2012 que le dio sustentabilidad a la firma.

Pasado el tiempo, la realidad es otra. “La empresa está consolidando su situación y se está proyectando al futuro”, dice el director de la eléctrica y socio fundador -junto con Norberto Morita- de Southern Cross, Raúl Sotomayor.

“Siempre dijimos que el objetivo era buscar una solución sustentable y de largo plazo, y en eso estamos trabajando en el directorio, en conjunto con Endesa y apoyando a la administración”, agrega.

En la oficina de Araneda hay carpetas con proyectos para traer gas natural de Brasil y Paraguay mediante swaps, además de explorar opciones en Bolivia, Perú y Argentina. También considera importar gas comprimido desde Ecuador y otros mercados de relativa cercanía y traer GNL de otras latitudes. En ese ámbito en concreto, hay conversaciones con un consorcio ruso-colombiano, y hay varias otras gestiones en curso con otros países, explica el gerente general de GasAtacama, Rudolf Araneda.

La idea es traer gas de algún país de la región y respaldarlo con GNL. Como complemento menor, se evalúa producir electricidad de fuente solar o eólica, con el fin de tener entre el 5% y el 10% de la matriz con energías renovables no convencionales. ¿Y la opción nuclear? Se ve más difícil, porque el gobierno tiene que decidirse a implementarla, optar por una tecnología y encargar reactores, dice. “Y eso demora décadas”, agrega Araneda.

Las mineras, claves otra vez

La idea es tener este año el pool de opciones para presentarlas a las mineras -el grupo Luksic, BHP Billiton, Collahuasi y Quebrada Blancaque son clientes de GasAtacama.

“Ellas decidirán en función del riesgo y los precios”, según Araneda. Esta determinación trae asociadas inversiones que se estiman en US$ 100 millones al menos, y que son para servir contratos entre 2012 y 2027. “Estas negociaciones serán realizadas por la administración con el apoyo directo del directorio, tal como es la práctica habitual en la empresa desde que ingresamos en 2007”, agrega Sotomayor.

Sin embargo, las mineras son renuentes a negociar este año, cuando no hay certidumbre de cómo se comportará el precio del cobre. Contra lo que pudiera pensarse, las grandes compañías extractivas no están descontentas por haberse puesto la mano al bolsillo para salvar a GasAtacama.

“Los acuerdos se han cumplido a cabalidad, pudimos operar cuando los precios del cobre estaban en su peak”, señalan en una minera controlada por los Luksic.

Araneda precisa que el aporte que hicieron las mineras a GasAtacama se compensó con la posibilidad de que tuvieron de producir cobre a precios récord. Y, además, por como se articuló el contrato, hoy los precios de la electricidad para las mineras han bajado por la disminución del valor del petróleo y porque, por una increíble buena fortuna, por primera vez en casi dos años GasAtacama tuvo, entre noviembre de 2008 y marzo de 2009, todos los días un 30% de gas natural de Argentina, precisael ejecutivo.

Las empresas mineras ven, asimismo, un mayor compromiso de los accionistas con GasAtacama. “Antes Rudolf Araneda corría solo; hoy se nota que hay alguien detrás”, dice el gerente de una gran compañía extractiva. La eléctrica es presidida por Rafael Mateo, gerente general de Endesa, y en la mesa están Manuel Irarrázaval, gerente de finanzas de esta última empresa, además de Raúl Sotomayor y Gonzalo Dulanto, también del fondo de inversión. Sin embargo, el histórico gerente general de la eléctrica sigue “empoderado”, resaltan en las operadoras mineras.

“Endesa y Southern Cross están constantemente apoyando la estrategia de GasAtacama. Solos es imposible”, cree Araneda. “Aunque gran parte de las iniciativas sale de la administración y el directorio las hace suyas y las analiza, apoya con contactos, con antecedentes, etc.”, sostiene.

Esta mayor presencia la ratifica Sotomayor. “El tema del abastecimiento de largo plazo y otros han sido analizados en el directorio, donde ambos accionistas jugamos un rol activo en las decisiones estratégicas de la empresa y en el apoyo a la administración independiente que tenemos. Hay que recordar que GasAtacama estuvo al borde de la quiebra”, recuerda. Se prevé que este año la eléctrica tenga números azules o equilibrio en su balance.

Y aunque Southern Cross tiene fama de entrar a un negocio, agregar valor, lograr buenos números y luego vender -una estrategia vista ya en Chilesat y Essbío-, parece que esta vez se van a quedar más tiempo, porque para el fondo esta es una inversión de largo plazo.

Fuente / La Tercera

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena