FMI alerta sobre efecto de situación europea en seis países de la región

Abr 26, 2012

Por su mayor integración financiera, Brasil, Colombia, Chile, México, Perú y Uruguay están más expuestos a banca externa.

(El Mercurio) El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó a los países de América Latina a que «reconstruyan defensas», advirtiendo que las favorables condiciones económicas no durarán para siempre.

El principal peligro para las economías de Latinoamérica es que se vean perjudicadas por turbulencias derivadas de la situación europea, como pasó a fines de 2011, consigna la agencia EFE tras la presentación en Bogotá del informe «Perspectivas Económicas: Las Américas», a cargo del director para este continente, Nicolás Eyzaguirre.

Si se dieran esas turbulencias, afectarían a los flujos comerciales y devaluarían las divisas, por lo que el FMI recomendó «políticas de liquidez para facilitar la fluidez del mercado del crédito en moneda nacional y dólares».

Según el reporte, el efecto sería mayor en las economías más grandes financieramente integradas que conforman el grupo LA6: Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay, donde los activos o acreencias promedio de los bancos extranjeros son alrededor de un 30% del PIB, casi la mitad en moneda local (créditos a residentes de las subsidiarias de la banca extranjera). Las acreencias europeas representan más del 60% del total por una fuerte presencia de bancos españoles (Chile y México tienen la mayor exposición).

Las buenas condiciones para la región hoy están dadas por un financiamiento externo abundante y barato, y precios favorables de las materias primas. Eyzaguirre planteó la necesidad de que parte de este impulso externo favorable sea ahorrado y que «se reconstruyan las defensas que las economías mostraban cuando llegó la crisis de 2008 y 2009 que les permitió desarrollar políticas anticíclicas».

Las vulnerabilidades a un proceso de desapalancamiento (desendeudamiento) de la banca europea parecen manejables, pero no son insignificantes, advierte el Fondo. Agrega que la decisión que en noviembre de 2011 adoptó Santander de vender un 8% de sus operaciones en Brasil y Chile tuvo un impacto no despreciable en el precio de las acciones bancarias, que cayeron cerca de 15%, aunque el resultado fue temporal y no afectó el crédito bancario en general.

BID ve riesgo en venta de activos de bancos europeos

Con un crecimiento proyectado entre 3,6 y 3,7% para América Latina en 2012, Andrew Powell, economista principal del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se muestra optimista sobre las perspectivas de la región. Sin embargo, también apunta a los escenarios de riesgo en el caso de que la situación de Europa empeore. Uno de ellos es que se generen incentivos para que los bancos europeos vendan sus activos financieros en Latinoamérica.

El experto se reunió recientemente con autoridades del Banco Central de Chile para examinar la coyuntura. En declaraciones a «El Mercurio», ahondó en las conclusiones del último informe macroeconómico del BID que detalla los riesgos que enfrenta la región.

¿Cuál es la vulnerabilidad?

«Somos parte de una red bancaria global y hay posibles canales de transmisión dentro de esa red. La preocupación no es por la liquidez o solvencia de la banca extranjera. Lo que veo es que si los problemas en Europa son más graves, eso podría generar incentivos para que los bancos europeos vendan ciertos activos en América Latina. Los datos muestran que los bancos europeos en la región pasaron de ser compradores netos a vendedores netos de sus activos financieros».

«Si hay fondos para comprar esos activos y si la venta se hace en una forma que no rompe las relaciones entre la empresa y sus clientes, eso no presenta ningún problema, es un cambio de mercado. Pero si no hay compradores con fondos para adquirir esos activos y si, por ejemplo, en el caso de un banco se venden distintas partes del negocio, eso rompe las relaciones entre el cliente y el banco y podría tener un efecto negativo en las economías emergentes de América Latina».

El informe del BID plantea que si la situación en Europa empeora, con futuras calificaciones a la baja de la deuda soberana o caídas del PIB similares a las de la crisis de Lehman Brothers en 2008, los bancos europeos se verán sometidos a nuevas presiones. Si se mantienen altos objetivos de capital, el desapalancamiento (desendeudamiento) será más persistente.

Por de pronto, Powell señala que ya hay evidencia de vulnerabilidades de los bancos europeos en la región, en el mercado de los créditos sindicados. Dicho mercado creció hasta representar más de US$ 93 mil millones de préstamos a la región en 2006. Con la crisis financiera global el monto bajó a US$ 78 mil millones en 2008 y no se ha recuperado. En el primer semestre de 2011, los préstamos sindicados para financiamiento del comercio a la región llegaron a US$ 6.700 millones y en el segundo semestre a US$ 5.800 millones.

Es importante que las autoridades monitoreen los riesgos y tengan planes preparados, dice Powell.

Fuente/ El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena