Expertos concuerdan en que trabajadores de Codelco piden beneficios desmedidos

Dic 30, 2009

Plantean que la realidad de la estatal es muy distinta a la de los privados. En Chuquicamata, cada trabajador produce 90 toneladas de cobre al año, contra las 420 de Escondida. Advierten que esta negociación aumentará los costos y complicará los desafíos futuros de la minera, en particular su objetivo de convertirse en el mayor yacimiento subterráneo.

(El Mercurio).- Juan Carlos Guajardo: «Hay una falta de comprensión de los trabajadores respecto de los desafíos de Codelco»

Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo del Centro de Estudios del Cobre y la Minería (Cesco) es categórico en su diagnóstico: los trabajadores de los sindicatos Uno, Dos y Tres de Codelco Norte, y que aprobaron irse a huelga en el mineral de Chuquicamata, están pidiendo un bono desmedido para la realidad de la empresa.

«Mientras Minera Escondida tiene proyectos de expansión consolidados, en Chuquicamata hay un proceso de transición hacia un yacimiento subterráneo, que corresponde a un gran desafío, con un nivel bajo de productividad y con un deterioro de las variables mineras. La realidad de ambas empresas es distinta, y los de Codelco no pueden aspirar a los mismos beneficios, pues la competitividad y productividad es diferente», explica.

Cree que el bono alcanzado por la minera privada, de $14 millones, sí marcó un precedente para estos trabajadores. «Quisieron el mismo beneficio por una cosa de orgullo e imagen», explica. En ese sentido, Guajardo considera más adecuado para los mineros de Chuqui el bono de $10 millones entregado a los trabajadores de Andina. Estas exigencias se las explica como una falta de comprensión de los trabajadores respecto de los desafíos de Codelco. Cuenta que en Cesco acaban de sacar un último informe de comparación de diversas variables entre las mineras, y entre otras conclusiones se observa que la utilidad de Codelco es la más baja de las compañías mineras.

«Y respecto del ratio de rentabilidad, Codelco tiene un 0,38%, similar al de Escondida, que tiene un 0,37%. El tema es que la estatal tendrá un incremento en costos que probablemente no venga acompañado de un retorno de la misma magnitud». Agrega que si se mantiene el precio del cobre, en las próximas mediciones la estatal caerá unas centésimas en ese indicador. Además, dice que en costos operacionales por tonelada métrica de cobre, Codelco tiene los costos más altos de operación. Y eso no es todo, pues agrega que el ratio del endeudamiento de la estatal es el más alto dentro de la industria. «El ratio ideal es de 0,5%, y Codelco está en 0,71%. Este indicador no es crítico hoy porque tenemos un precio alto del cobre. El problema es que cuando baje el precio del metal, los costos que están buscando generar los sindicatos quedarán en niveles bastante altos, y no se corresponderán con los niveles de productividad», explica.

Insiste en la idea de que los desafíos que tiene la estatal son grandes, y que si no hay capacidad, por ejemplo, de tener equipos que respondan a la confianza de los gerentes, a los objetivos de productividad, «será muy difícil para la empresa poder enfrentar sus desafíos, y eso sí que traerá consecuencias serias». Explica que un punto no menor es que debe convertirse en una de las minas subterráneas más grandes del mundo, lo cual implica un desafío en términos de ingeniería, del cual no existen antecedentes a nivel internacional. «Y si no se enfrenta bien el deterioro de las variables mineras como las leyes o la distancia de carreo, entre otros, habrá un debilitamiento acelerado», dice. Por eso, agrega, es urgente que los trabajadores de Chuquicamata se rijan con estándares laborales similares a los de las otras mineras en Chile.

Gustavo Lagos: «Este bono está muy por encima de la productividad de la mina»

Gustavo Lagos, quien es director del centro de minería de la UC, considera irracional el bono por $15 millones que piden los trabajadores de los sindicatos Uno, Dos y Tres de Codelco Norte en el mineral de Chuquicamata. Explica que un bono debe estar relacionado con la productividad, y dicha exigencia, asegura, «está muy por encima de lo que corresponde». Lo ejemplifica argumentando que un trabajador de esta mina produce 90 toneladas al año, mientras que uno de Minera Escondida genera 420 toneladas y Radomiro Tomic 400 toneladas. En ese sentido, al igual que Guajardo, considera razonable para los trabajadores de Chuqui el bono que recibieron los trabajadores de Andina de Codelco, que fue por $10 millones.

Agrega que la empresa no dejará de tener utilidades en el corto plazo por esto, debido a lo alto en que se encuentra el precio del cobre, el cual, cree, ya ha internalizado la noticia. «En todo caso, el precio puede seguir subiendo pero no compensa las pérdidas de la compañía». Advierte que «con un precio bajo se volvería más compleja la situación, considerando además que esta mina tiene una sobredotación de por lo menos 30% o 50% de trabajadores. Esta división puede funcionar con mucha menos gente, y el problema de eso es que no hay una motivación para trabajar».

A Codelco le cuesta US$ 80 millones al año pagar el sueldo bruto y los beneficios a los trabajadores, y el experto explica que la estatal puede pagarlo debido al precio del cobre, pero «no es razonable que una empresa se gestione de esta forma y que un grupo de trabajadores tenga tanto poder». Explica que estos trabajadores tienen inamovilidad, 25 días de vacaciones hábiles al año, indemnización a todo evento, salud, remedios, estadías y traslados a clínicas gratis, entre otros beneficios. Agrega que lo primero que debiera terminar la empresa es la inamovilidad. Los ejecutivos de Codelco, agrega, están con una «pistola en el pecho» hace muchos años, ya que no pueden despedir a un trabajador o cambiarlo a otra área. «Para eso se necesita un acta de acuerdo. Se requiere un acuerdo nacional que diga que las condiciones pedidas van más allá de lo razonable», dice.

En todo caso, explica que la situación financiera de Codelco es sólida, y agrega que «tiene ingresos de varios miles de millones de dólares anuales que le entrega al Estado, y en caso de que la empresa tuviera dificultades, éste respondería. Ha ido empeorando porque está cada vez más endeudada pero aún así es sólida», cuenta. Finalmente enfatiza en la pérdida que esto significa para todos los chilenos. «Lo que perdemos son US$ 8 millones al día con esta eventual paralización», dice.

Fuente / El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena