Estudio demuestra potencial para lograr significativos ahorros en emisiones de CO2

Mar 24, 2009

Durante el encuentro, se presentó una iniciativa que realizará el Centro para apoyar el desarrollo sustentable de la pequeña minería aurífera de la región de Coquimbo.

(Siemens) De acuerdo con un estudio realizado para Siemens, por el Instituto Wuppertal del Clima, Medio Ambiente y Energía, grandes ciudades podrían reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 90% sin afectar la calidad de vida de sus habitantes. Tomando a Munich como ejemplo, el estudio demuestra la forma en que una ciudad grande y moderna, puede reducir drásticamente sus emisiones de CO2. Las ciudades deben jugar un papel de liderazgo en la protección del clima, dado que son responsables del 80% de las emisiones de CO2.

En el caso de Munich, el Instituto Wuppertal investigó dos escenarios, uno optimista y uno conservador, para el período hasta 2058. En el escenario más favorable, las emisiones se reducirían alrededor de un 90% a una cifra anual de 750 kilogramos por habitante; en el escenario conservador, se estima una reducción de hasta un 80%. Si todas las opciones para mejorar la eficiencia energética son aprovechadas rigurosamente, será posible satisfacer las necesidades de energía en su mayoría a partir de fuentes renovables y fuentes con bajas emisiones de CO2. En apenas 30 años, podemos esperar ver distritos con bajos niveles de emisiones de CO2 en las ciudades.

La mayor parte de la inversión necesaria se autoamortizaría. En Munich, por ejemplo, la renovación de edificios antiguos y la construcción de nuevos, alineado con las normas de Casa Pasiva, costaría € 13 mil millones más, en el período que va hasta el 2058, de lo que sería necesario para la construcción de acuerdo con la actual legislación del Acta de Conservación de Energía del 2007. Calculado en términos de cada habitante esto significaría costos adicionales de aproximadamente €200 al año – alrededor de un tercio de la factura anual de gas. Para el año 2058, sin embargo, esta inversión adicional se vería compensada por el ahorro de energía de entre €1,6 y € 2,6 mil millones a 1,200 € a 2,000 € por habitante.

Según el estudio, los métodos más eficaces para reducir emisiones son el aislamiento mejorado en los edificios, el uso de fuentes de energía renovables y de bajos niveles de emisión de CO2, la cogeneración de calor y energía, y la utilización económica de los electrodomésticos e iluminación. En lo que se refiere al transporte, el mayor potencial de ahorro se encuentra en la reducción del transporte particular, por medio del uso creciente de transporte público y el cambio a la utilización de vehículos eléctricos.

Tras la publicación, el año pasado, de un primer estudio sobre la Infraestructura sostenible en el área metropolitana de Londres, Siemens ha dado a conocer su nuevo estudio de Munich: “Infraestructura Urbana Sostenible: Munich – Plan de trabajo para un futuro libre de CO2”. Siendo la empresa con el mayor portafolio medioambiental en el mundo, que generó ventas de aprox. €19 mil millones en el año fiscal 2008, Siemens puede y hará una importante contribución a este debate.

Fuente / Siemens

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena