Diego Hernández, presidente de Metales Base de BHP Billiton: Escondida ha hecho el mayor aporte tributario de una empresa privada a Chile

Feb 12, 2007

Feliz por las ganancias récord de US$ 5.325 millones en 2006, el ejecutivo destaca que fueron capaces de remontar la huelga de 25 días que 2.000 trabajadores hicieron en agosto pasado. Para 2007 estima se mantendrá el desafío de asegurar el abastecimiento energético.

Consciente de que gran parte de los US$ 5.325 millones que ganó Minera Escondida en 2006 se deben al valor internacional del cobre -que superó los US$ 3 por libra como promedio-, el presidente del área de metales base de la compañía angloaustraliana BHP Billiton, Diego Hernández, no puede evitar sentirse contento con la gestión de la empresa, que disminuyó los efectos de la huelga de agosto pasado.

“Me siento orgulloso y satisfecho, no sólo como representante de BHP Billiton sino como chileno por los resultados del ejercicio 2006”, señala.

Y destaca aún más los US$ 2.544 millones que pagará la compañía en tributos -por concepto de royalty, impuesto a la renta y repatriación de utilidades-, después de estos resultados.

“Este es lejos el mayor aporte tributario que una compañía privada haya hecho al Estado de Chile y, ciertamente, estamos muy contentos de poder ser nosotros este mayor contribuyente”, sostiene.

-La producción se redujo sólo un 1,25% en relación a 2005, ¿Cómo enfrentaron el desafío de remontar las mermas producidas por la huelga de agosto?

-Fue todo un desafío el remontar las pérdidas. Tuvimos que trabajar fuertemente a nivel operacional después de la huelga. El balance anual arrojó una caída de 1,25% en la producción, pero si observamos el trimestre julio-septiembre, la reducción fue de 21,8% en relación al mismo período del año 2005.

Sin embargo, logramos un contrato colectivo enfocado en productividad, con un sistema de bonos que premia la producción y el control de costos, y que hace partícipes de la bonanza de precios a los trabajadores.

También se obtuvo una buena integración de operaciones entre el nuevo rajo Escondida Norte con el rajo Escondida alcanzando producciones del orden de 100.000 toneladas diarias. También nos ayudó a remontar la puesta en operaciones del proyecto Biolixiviación de Sulfuros cuya ejecución fue decidida en momentos en que el precio era bastante menor que los US$ 2,57 la libra de cobre que promedió enero de este año.

-¿Cuál fue el impacto en los costos que tuvo la huelga?

-En Escondida nuestro costo unitario efectivo C1 (cash cost) aumentó de 53,7 centavos por libra en 2005 a 65,2 centavos por libra en 2006. Ello se debió fundamentalmente al incremento en costos ocasionado por los 25 días de huelga durante agosto y también al incremento en los costos laborales producto de la negociación colectiva. Afortunadamente, gran parte de estos costos laborales son por una única vez. En esto consiste la administración racional, en separar los costos coyunturales de aquellos estructurales que puedan amenazar la sustentabilidad del negocio en el largo plazo. Y eso se logró satisfactoriamente en las negociaciones colectivas que enfrentamos en los últimos meses en Escondida, Spence y Cerro Colorado, las 3 operaciones de BHP Billiton en Chile.

-¿Fue el único efecto?

-Los costos de Escondida también fueron afectados por la puesta en marcha de del proyecto Biolixiviación de Sulfuros, el cual comenzó sus operaciones en julio de 2006 y aún no alcanza su nivel de régimen.

A ello se añade el importante aumento de los cargos de tratamiento de concentrados, que explica gran parte del alza de nuestros costos; los fletes marítimos y el incremento en los precios de los principales insumos de operación, especialmente el combustible y la energía. El 2006 estuvo, efectivamente, marcado por fuertes presiones alcistas que afectaron a toda la industria minera. Sin embargo, aplicamos una estricta disciplina para mitigar los efectos de las alzas en los costos no controlables.

-¿Cuáles son los desafíos de BHP en 2007?

-En términos de proyectos, esperamos alcanzar el nivel de régimen de 180.000 toneladas por año del Proyecto de Biolixiviación de Sulfuros, en el cual invertimos alrededor de US$ 1.000 millones. Lo mismo en relación a Spence, nuestra nueva operación en la Región de Antofagasta, donde también acabamos de invertir otros
US$ 1.000 millones y que constituye, en los últimos 6 años, la primera operación nueva de la gran minería en Chile.

En Escondida estamos también analizando distintos proyectos para aumentar la capacidad de las plantas concentradoras, de modo que podamos mantener la producción de cobre a pesar del descenso natural en las leyes del mineral.

También debemos redoblar esfuerzos en el ámbito de la seguridad después del accidente fatal de uno de nuestros trabajadores, lo que es inaceptable para nuestros estándares de gestión.

Los desafíos energéticos

-Y el escenario energético seguirá siendo un elemento complejo…

-El tema energético representa un gran desafío para el presente año y los venideros. Como BHP Billiton estamos trabajando para asegurarnos el suministro eléctrico de largo plazo tanto de Escondida como de Spence a precios competitivos y lo haremos contratando generación eléctrica basada en carbón. Para ello estamos en un proceso de licitación de suministro eléctrico que adjudicaremos durante este año.

Paralelamente, estamos evaluando la mejor alternativa para asegurar el suministro eléctrico, estudiando las alternativas para asegurar un aumento de la actual capacidad de generación diesel, generación local de respaldo y una solución de corto plazo con Gas Natural Licuado.

-¿Decidieron si participarán en el proyecto que impulsa Codelco?

-Esa es una decisión que aún estamos evaluando.

Precio del cobre

-¿Cree que el 2007 será otro año de cifras récord para el sector, o estima que se moderarán las condiciones de mercado vistas en 2006?

-Nosotros producimos cobre y no bolas de cristal, de modo que no le puedo responder esta pregunta. Pero lo que ha pasado recientemente en el mercado nos indica que los mineros tenemos que ser profesionales optimistas.

Ahora hemos visto que en lo que va del presente año el precio del cobre ha comenzado a declinar, lo cual obviamente impactará nuestros resultados. En esta industria nadie tiene la suerte comprada, y aquel que quiera tomar decisiones tratando de clavar la rueda de la fortuna en el precio del cobre, está totalmente equivocado y no entiende la dinámica de este negocio. Esta actividad está esencialmente sujeta a ciclos y por lo tanto es indispensable la mirada de largo plazo en decisiones de inversión y de política minera.

Fuente / Diario Financiero

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena