Desde mineras hasta compañías agrícolas se suman al boom de las energías renovables

Feb 26, 2007

Según estimaciones de la autoridad, el potencial de ERNC existente en el país alcanza al menos a 17.300 MW. En el mercado, en tanto, se maneja una cifra que bordea los 39.300 MW, capacidad que sería suficiente para suplir las necesidades de crecimiento eléctrico de los próximos 30 años.

A estas alturas a nadie le sorprende que empresas tan diversas como Codelco, Antofagasta Minerals, Pucobre, Ewos, Inmobiliaria Oasis de la Campana, Forestal León y Agrícola Tarapacá, entre otras, estén interesadas en incursionar en el mercado eléctrico local. Pero no a través del desarrollo de centrales convencionales, sino más bien por la puesta en marcha de unidades en base a Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

Lo anterior, a raíz de una sencilla razón.

Además de autoabastecerse y colocar sus excedentes en el mercado spot, las leyes Corta I y II entregaron a los inversionistas una serie de incentivos para emprender este tipo de alternativas.

Pero hay más. Con el objeto de dar mejores señales de precios a estos desarrollos, durante marzo la autoridad enviará un nuevo proyecto de ley al Congreso, el que estaría aprobado en el transcurso de este año, y que busca entregar las garantías necesarias para que el 15% de la nueva capacidad instalada que entre al sistema de aquí a 2010 sea en base a centrales eólicas, minihídricas, geotérmicas y de biomasa.

Avances

Sin embargo, esto no es todo. A días de que el propio Gobierno anunciara una licitación internacional para estudiar la viabilidad de levantar una planta nuclear dentro de los próximos 10 años en el Sistema Interconectado Central (SIC); las voces disidentes a esta alternativa sostienen que Chile, antes de estudiar este tema, debe avanzar en la formulación de un reglamento claro y preciso respecto a la seguridad de dichas centrales, razón por la que llaman a potenciar la puesta en marcha de unidades en base a ERNC, considerando que no dependen de ninguna fuente externa de abastecimiento, como el gas natural o el carbón, y aseguran, de paso, la independencia energética del país.

Y los datos que hay sobre la mesa son más que promisorios para el boom que viven las renovables.

Actualmente, y según la Corfo, existen en carpeta 86 proyectos, los que desde un punto de vista técnico-económico ya han sido evaluados y han pasado con éxito un riguroso screening, que considera más de 15 criterios de análisis. Así, la cartera total suma una capacidad instalada de al menos 636 MW y una inversión estimada por US$830 millones.

Potencialidad

Pero el potencial de desarrollo de este tipo de energías es aún más optimista.

Según datos que maneja la autoridad local, el potencial de ERNC existente en el país alcanza al menos a 17.300 MW, es decir, 2,1 veces la actual capacidad instalada del SIC. Sin embargo, las estimaciones de mercado son más auspiciosas, ya que la cifra que se maneja bordea los 39.300 MW.

De hecho, en base a un catastro del Servicio Nacional de Geología y Minería, el emprendimiento de unidades geotérmicas bordearía los 16.000 MW, para un periodo de 50 años de operación.

A su vez, la generación en base a centrales de biomasa, de acuerdo a la Universidad de Chile, podría aportar sólo con residuos forestales hasta 300 MW sin mayores dificultades.

No obstante, el emprendimiento de pequeñas unidades hídricas de pasada podría llevar la delantera de las ERNC. Según Rolf Fiebig, presidente de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), gracias a la geografía del país, los caudales de los ríos que están insertos en la zona del SIC aportarían, debido a estas minicentrales, hasta 20.000 MW; capacidad suficiente para suplir las necesidades de crecimiento del consumo por al menos 30 años.

En eólicas, en tanto, y según fuentes de la industria, nuestro país posee vientos y terrenos entre Arica y Puerto Montt para instalar nada menos que unos 3.000 MW.

Los Candidatos

¿Pero en qué están las empresas y qué proyectos mantienen en carpeta?

De acuerdo a datos de la Corfo, entre las principales iniciativas -ganadoras del segundo concurso organizado por la entidad en 2006- se encuentra el Parque Eólico Huentelauquén, proyecto que se ubicará en la Región de Coquimbo.

Dicha central, a cargo de Gestión y Sistemas, demandará una inversión de US$30 millones y supondría la instalación de unos 20 MW de capacidad.

En el lista también aparece la minera Sociedad Punta del Cobre, compañía que pretende desarrollar una unidad eólica de 9 MW, parque que supone una inversión de US$10 millones y que se construirá en la Región de Atacama.

La filial de la noruega Cermaq, Ewos, emprenderá, según la autoridad, un parque de aerogeneradores para sustitución de energía eléctrica de 8 MW de potencia, lo que implica el desembolso de US$7,2 millones. La planta se emplazará, a su vez, en Coronel, Región del Bío Bío.

La empresa Consultora Eco Impulso maneja en carpeta el proyecto eólico Lebu, ubicado en la Región del Bío-Bío y con el que esperan alcanzar una capacidad de 20 MW. Para llevarlo a cabo, necesita realizar una inversión de al menos US$25 millones.

Otra de las firmas interesadas en desarrollar ERNC es la Compañía Papelera del Pacífico, a través de la cogeneradora San Francisco de Mostazal. La iniciativa significará una inversión de US$30 millones, y tiene por objeto sumar una potencia de 10 MW. El proyecto se emprenderá en la Región de Coquimbo.

También con una planta de similares características (en base a biomasa), Agrícola Tarapacá planea levantar en la región una unidad de 2 MW. Esto, mediante un “sistema de generación de biogas a partir de biomasas generada en la producción avícola”.

Mientras, y con una inversión de US$23 millones, la Asociación Canal del Melado pretende llevar adelante la minihídrica Los Hierros. La unidad contará con 19 MW de potencia y se emplazará en la Región del Maule. A su vez, y con el mismo recurso, pero en la Región del Bío Bío, Hacienda San Lorenzo contempla generar 13 MW, destinando para ello unos US$21,8 millones.

Al mismo tiempo, Cooperativa Eléctrica Charrúa proyecta generar 20 MW en la misma región. Los recursos requeridos para la minihidroeléctrica ascienden, por su parte, a US$30,5 millones. De igual forma, pero en la Región de Los Lagos, 15 MW serían aportados por Idroenergía, por medio del proyecto Central Río Blanco, iniciativa que supone el desembolso de US$30 millones.

En la Mira

A paso firme avanzan también empresas mineras de renombre. En dicha lista aparece Codelco, compañía que al menos estaría llevando a cabo los estudios de prefactibilidad de un par de parques eólicos.

Al igual que la estatal, sondean el terrero Anglo American para su proyecto Collahuasi, Antofagasta Minerals, Barrick Gold, PHP Billiton y Phelps Dodge, que en su operación El Abra se encuentra desarrollando desde octubre, estudios de factibilidad y medición de viento, con dos torres y un equipo móvil.

Pero hay más, Quiñenco -del Grupo Luksic- también estaría interesado en desarrollar ERNC. Esto, considerando que las empresas en las que participa y controla consumen alrededor de 100 MW. En la lista aparece, además, CAP, que -según comentaron- ya compró una serie de derechos de agua para instalar sus propias plantas hidroeléctricas.

Midiendo el Viento

Seawind Group, compañía inglesa que ha participado en el emprendimiento de 475 MW eólicos alrededor del mundo, se encuentra en Chile desde hace 10 meses elaborando una prospección del recurso viento para identificar aquellas zonas más apropiadas para su explotación y desarrollo.

Hasta el momento, la compañía tiene ocho torres de medición instaladas y pretende levantar otro número similar. Al mismo tiempo, está terminando el Estudio de Impacto Ambiental de dos proyectos, uno por 100 MW en la Región del Bío Bío y otro por 20 MW en la Región de Coquimbo.

Fuente / Estrategia

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena