Cuadro complejo: en Perú se aprestan a enfrentar varios años de altos precios de la electricidad

Mar 15, 2013

Reporte elaborado por el comité que reúne a los actores del sector observa un déficit de generación eficiente desde el año 2017 hasta 2022.

(Diario Financiero) En vista de que se prevé ejecutar proyectos de centrales eléctricas solo hasta 2016, Perú puede sufrir un descalce entre la demanda y la oferta de generación eficiente y más económica (con hidroeléctricas), lo cual puede llevarnos a pagar altos precios de la electricidad de manera continua por varios años. Esta advertencia está contenida en un reciente informe de diagnóstico de las condiciones operativas del Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN) de 2015 a 2024, que elaboró el Comité de Operación Económica del SEIN (COES-Sinac), instancia que administra la generación, transmisión y distribución eléctrica en el país.

En ese escenario de altos precios -refiere el informe-, se considera solo la generación eficiente existente y proyectada, no se consideran centrales térmicas que operan con combustibles líquidos de alto costo (diesel y residual) ni plantas de reserva fría.

En vista de que después de 2016 no hay en cartera nuevas hidroeléctricas, desde 2017 hasta el año 2022, el reporte observa un déficit de generación eficiente del orden de 980 megavatios (MW), por lo que operarían térmicas de alto costo, lo que va a originar los altos precios antes indicados.

Gasoducto al sur


Si es que se llegan a desarrollar proyectos hidroeléctricos y térmicos a gas natural produciendo 1.500 MW asociados al proyecto del Gasoducto Sur Peruano y el nodo energético del sur (que promueve el gobierno de Ollanta Humala), estos últimos estarían listos (recién) para el año 2019, y aún así habría un déficit de generación del orden de 490 MW entre los años 2017 y 2018, cita el COES.

No llegarán a tiempo


El presidente de ese comité, César Butrón, observó que ha pasado tanto tiempo desde que no se hacen grandes hidroeléctricas, que aun si estas se empezaran a hacer ahora, no van a llegar a tiempo para satisfacer la demanda de energía eficiente. Es decir, más económica.

Si antes un proyecto de ese tipo demoraba en ejecutarse entre cinco y siete años, ahora si es que tuviera que pasar por la consulta previa, le tomaría más de siete años, anotó.

Por esta situación, añadió, al país no le quedará más remedio que atender la futura demanda con más térmicas (que son más caras).

Para evitar depender solo de térmicas, Butrón hizo hincapié en que, antes que se hagan más termoeléctricas, se tiene que seguir intentando desarrollar proyectos hidroeléctricos grandes.

El problema para desarrollar estas iniciativas, indicó, es que no se están firmando contratos entre distribuidoras y generadoras, para proveer de energía por plazos largos, que es lo que necesitan los inversionistas en plantas hidráulicas para obtener financiamiento de los bancos.

“Tendríamos que pensar en un cambio total de la regulación, que aún no hemos determinado, de tal forma que pueda reemplazarse la falta de esos contratos de largo plazo”, aseveró.

Fuente / Diario Financiero

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena