Codelco analiza estrategia para reducir poder sindical

Ene 4, 2010

Menores dotaciones, jornadas más extensas y mayores estímulos asociados a la gestión son algunos cambios.

(El Mercurio) La falta de flexibilidad de horarios y las amenazas periódicas de huelga podrían no sólo elevar los costos, sino poner en jaque el desarrollo de los nuevos proyectos que la estatal Codelco tiene en carpeta.

Por eso, en Codelco se analiza la aplicación de un modelo de negocio más moderno para los dos proyectos más inmediatos: la mina Chuquicamata subterránea y la mina Ministro Hales, explica un alto funcionario de la estatal.

El modelo a seguir se basa en la experiencia de lo aplicado en Radomiro Tomic y Gabriela Mistral.

Estas dos minas tienen algo en común: las dos funcionan con modelos laborales totalmente diferentes al de las operaciones más antiguas, léase Chuquicamata, El Teniente o Andina.

En Radomiro Tomic y Minera Gaby, los sindicatos tienen menos poder, la dotación es la justa y necesaria y los trabajadores tienen flexibilidad para llegar a acuerdos con la empresa.

Prueba de ello fue lo ocurrido a comienzos de año, cuando Codelco intentó -sin éxito en casi todas sus divisiones- cambiar las jornadas laborales de 8 horas diarias a 12 horas compensadas con más vacaciones, para reducir los turnos diarios de tres a dos; pero los sindicatos se opusieron. Sin embargo, en Gaby operan así desde un comienzo, generando ahorros a la empresa en aspectos como el transporte.

Minera Gaby, si bien es una empresa de Codelco y por ende de propiedad estatal, opera bajo el esquema de sociedad anónima, lo que le da cierta independencia para su funcionamiento. De hecho, los contratos con sus trabajadores están hechos a través de Minera Gaby S.A. y no de Codelco.

También hay diferencias respecto de la dotación. Con poco más de 300 trabajadores propios, Minera Gaby S.A. produce 150 mil toneladas de cobre anuales con una ley de cobre de 0,4%. Chuquicamata se acerca a las 400 mil toneladas, con una ley cercana al 0,8%, pero con más de 5.500 trabajadores propios.

Replicar la experiencia

Los esquemas a aplicar en los nuevos proyectos se ajustan a los requerimientos que tiene la cuprera y se asemejan mucho más al de las mineras privadas. «Chuquicamata subterránea, por ejemplo, partirá de cero, bajo ese esquema, y también lo hará la mina Ministro Hales, porque no podemos seguir funcionando bajo el esquema actual», señala la fuente.

Fuente / El Mercurio.

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena