Chuquicamata fue desplazada al tercer lugar de las minas más productivas de Codelco

Mar 9, 2009

Radomiro Tomic y El Teniente produjeron más cobre que Chuqui el año pasado. Extracción del metal cayó un tercio el año pasado.

Desde la época del colegio y para todos los chilenos, había una verdad incuestionable respecto de la minería: «Chuquicamata es la mina a rajo abierto más grande del mundo».

Sin embargo, en rigor, hace rato que ya no lo es.

Y en 2008 ni siquiera fue la mina más productiva de Codelco, siendo desplazada al tercer lugar detrás de Radomiro Tomic y El Teniente, que superaron por primera vez a Chuqui.

A nivel nacional es la sexta: Collahuasi, Los Pelambres y Escondida -la verdadera mina de cobre a rajo abierto más grande del mundo en términos productivos- extraen más mineral.

El bajón productivo del yacimiento -que es explotado comercialmente desde 1915- ha sido tan brutal, que sólo entre 2007 y 2008 perdió un tercio de la extracción de cobre, pasando de lograr una producción de 465 mil toneladas de cobre fino en 2007 a 314 mil toneladas un año después, de acuerdo con cifras oficiales de Codelco.

¿Qué pasó? Chuquicamata ha sido explotada durante tanto tiempo que su rajo ha alcanzado un tamaño y una profundidad enormes. Y como el plan minero en los últimos dos años ha impedido extraer cobre de ciertas zonas de la mina -por peligro de derrumbe- se ha ido trabajando las zonas más profundas.

En esas zonas el cobre es de más baja ley y, además, trabajarlas implica elevar los costos. Esto, porque los camiones deben recorrer distancias más largas para entregar el mineral que cargan tras las detonaciones, disparando el gasto en combustible y el desgaste de los equipos.

Y la baja de la ley ha sido dramática. En 2007, la ley promedio fue de 0,85, mientras que un año después había caído a 0,67. Es decir, si en 2007 se extraían 8,5 gramos de cobre fino por cada kilo de mineral procesado, en 2008 fueron 6,7.

Es decir, no hay más explicación que el envejecimiento de una mina que en sólo seis años cumplirá una centuria dando riqueza para Chile.

A Chuquicamata ya no le quedan óxidos y las plantas con que se procesa este tipo de mineral estaban operando por debajo de su capacidad. Para paliar esta situación se comenzó a enviar material desde Radomiro Tomic a través de camiones -método bastante costoso- hasta las plantas de Chuquicamata. Ahora se está trabajando en un proyecto para construir una correa transportadora, que permitirá enviar más mineral desde RT.

Hay esperanza

Dos hechos concretos mejorarán la cara del encargado de realizar los balances en Chuquicamata: el incremento de la ley esperado para este año y la explotación subterránea del yacimiento.

De acuerdo con fuentes cercanas a Codelco Norte, antes del fin del primer semestre se comenzarán a explotar las zonas vedadas por peligro de derrumbe, puesto que la falla que atraviesa Chuquicamata se ha estabilizado y el riesgo ahora es mínimo.

Lo otro es la explotación subterránea: la semana pasada, al ser consultado al respecto, el presidente ejecutivo de Codelco, José Pablo Arellano, reconoció que, efectivamente, Chuquicamata está pasando por un bajón productivo de envergadura, pero que esto sucede porque el plan minero está apuntando a la explotación subterránea del yacimiento, lo que generará una producción anual en torno a las 200 mil toneladas de cobre fino.

Fuente / El Mercurio

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena