Casi colapso de Doe Run Perú lanza señal advertencia

Mar 30, 2009

El Secretario de Estado inauguró formalmente la “Cátedra de Geotermia” en esta Universidad, fruto de un acuerdo de voluntades entre esta Casa de Estudios y el Ministerio de Minería. Con la presencia de las máximas autoridades del ministerio de Minería y de la USACH cerca de un centenar de alumnos conocieron la relevancia de estos nuevos conocimientos que recibirán en su carrera.

(Reuters) El casi colapso de la minera Doe Run Perú, que opera una de las mayores fundiciones metalúrgicas en el continente, es una advertencia sobre los peligros que enfrentan otras firmas del sector en medio de la caída de los precios de las materias primas y de la contracción crediticia.

La unidad peruana del Grupo Renco, con sede en Estados Unidos, quedó ahorcada por el colapso de los precios de los metales, deudas, y millones de dólares de inversión para cumplir con un plan de limpieza ambiental en La Oroya, considerada una de las 10 ciudades más contaminados del planeta.

Doe Run Perú produce principalmente concentrados de cobre, zinc, plomo, oro y plata en la región de Junín, y opera la mina de cobre La Cobriza, en el andino sector de Huancavelica.

Empresas en el sector de metales están despojándose de activos para pagar deudas, postergando inversiones y reduciendo producción para recortar costos, y el colapso de Doe Run Perú muestra cuán rápido puede cambiar la fortuna de una firma.

Las dificultades de la minera son tan serias que el Gobierno peruano ha tenido que involucarse en las conversaciones sobre su futuro para intentar salvarla.

«La caída de los precios causó pérdidas operacionales en el cuarto trimestre. Eso disparó el incumplimiento de cláusulas de liquidez en los acuerdos crediticios con un sidicato de bancos y las cuentas con los proveedores del mineral comenzaron a crecer», dijo una fuente cercana a la situación.

Actualmente, el 95% de las operaciones en su complejo metalúrgico está detenido, unos 3.500 puestos de trabajo que la planta genera de forma directa están en peligro y parece inminente la paralización total, dijo la empresa la semana pasada.

Además, 30 minas que le venden concentrados de cobre, zinc, oro y plata están buscando colocar sus productos en otros mercados y la empresa enfrentaría deudas por unos 100 millones de dólares con sus proveedores del mineral.

El Gobierno peruano está alentando al multimillonario propietario del grupo Renco, Ira Rennert, a comprometer una participación de la minera a cambio de una línea de crédito de US$75 millones.

El sindicato de bancos que suspendió el crédito revolvente ha sido duro con los prestatarios, aún cuando ellos no han sufrido los miles de millones de pérdidas en los que incurrieron sus coetáneos en Estados Unidos y Europa.

Funcionarios han dicho que quieren evitar inyectarle directamente dineros públicos a la empresa. Pero algunos sectores en Perú están alentando al Gobierno a que tome el control de la empresa y la estatice si no consigue el crédito.

«En el pasado tuvimos precios bajos, pero lo que lo hace diferente en esta ocasión es que además tenemos esta crisis crediticia donde cualquiera con un flujo de caja negativo tiene dificultades para obtener financiamiento», dijo Bart Melek, un analista de materias primas en la firma BMO Nesbitt Burns, con sede en Toronto.

Fuente / Reuters

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena