CAP baja su producción de acero en 50% mensual

Abr 8, 2009

En ese sentido, los dirigentes afirmaron que el metal tiene un costo de producción de US$630 y se está pagando a US$530.

(Estrategia)La Compañía de Aceros del Pacífico (CAP) ha debido adecuarse a las fluctuaciones del precio del metal, producto de la crisis mundial, por lo que tuvo que bajar su producción a la mitad. Según el presidente del sindicato de trabajadores número 1 de la Compañía Siderúrgica Huachipato, perteneciente a CAP, Héctor Medina, “la producción de acero estuvo en un tiempo al 100%, pero ahora estamos a un 50%”.

Asimismo indicó que “se tenía una producción de 130 mil toneladas al mes, la que bajó a 60 mil, a contar de diciembre pasado. Pero el problema es que se está vendiendo a US$530 la tonelada, pero el costo de producción es de US$630. Los commodities en un momento costaban el triple de lo que valen ahora, entonces producir acero para la compañía ahora es caro”.

“El principio obvio es hacer caja, por lo que la compañía asumió a través de la presidencia de la empresa, juntar dinero, no gastar lo que no corresponde. Por lo tanto, no hay préstamos, no hay anticipos, no hay nada de lo que estábamos acostumbrados, producto de la crisis económica y estamos usando mucho la polifunción de los trabajadores”, afirmó Medina.

A su vez, el dirigente indicó que “se cambiaron los horarios de trabajo, evitando las horas extra en la empresa, mantenemos nuestros sueldos, pero sin recargos. Se está trabajando el mínimo de horas extraordinarias, aunque no podemos dejar de trabajar en ciertas partes de la empresa como el alto horno”.
“Nosotros no hemos tenido pérdidas de empleo porque buscamos la fórmula de evitar esa medida. La empresa nos ha ayudado a mantener los empleos, trabajando unidos para salir adelante de esta crisis. Hemos debido ahorrar diferentes costos como la energía”, aseguró el dirigente.
Salen Externos

En estos momentos la compañía cuenta con 2.400 trabajadores, pero “ya quedan muy pocos funcionarios externos, siendo que normalmente eran entre 1.200 y 1.400 empleados, ahora están quedando no más de 100”, dijo Medina.

Para Medina la actual situación de la compañía demuestra que “no se ven signos de reactivación de la economía, independiente de todos los recursos que se han destinado para superar este momento”.

Respecto a las versiones de que la salida de Juan Rassmuss del directorio de Invercap se debería a que el empresario peruano querría competir por la presidencia de CAP, el dirigente señaló que “lo que me interesa es la no salida de Roberto de Andraca al mando de la compañía, porque debido a la forma en que ha conducido la compañía por más de treinta años, lo apoyo, como también a su equipo de trabajo y al gerente general Jaime Charles”.

Fuente / Estrategia

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena