Bolivia: el Carnaval Minero volvió a superar sus versiones anteriores

Feb 5, 2007

Los cooperativistas bailaron con las mejores bandas del país y estrenaron trajes. La entrada de ayer reflejó el auge por el que atraviesa la minería boliviana.

La espectacular entrada folklórica de los cooperativistas mineros abrió ayer el telón del carnaval boliviano en medio de gran algarabía y un marco humano impresionante. Más de 10 mil bailarines dieron colorido a una jornada soleada y con clima agradable que invitó al juego con agua y a disfrutar con la coreografía que desplegaron los mineros bailarines en su homenaje a la Virgen de la Candelaria y al Tata K»ajchu.

En las primeras horas de la mañana, los mineros ch»allaron las imágenes de sus deidades, pidieron que el mineral no falte y que tengan seguridad en interior mina.

Inicialmente, los dirigentes de las cooperativas bajaron con la imagen del Tata K»ajchu y de la Virgen de la Candelaria desde las minas hacia la ciudad abriendo de esa forma la entrada del Carnaval Minero. Los grupos de bailarines bajaron desde el imponente Cerro Rico desde las 8 de la mañana acompañados de las mejores bandas del país que llegaron desde La Paz, Oruro y Cochabamba.

El rítmico avance de los mineros parecía hacer mover el suelo, especialmente debido a las detonaciones de dinamitas que estallaban en las laderas del yacimiento minero. Las filas de mineros bajaron desde los 4.200 metros sobre el nivel del mar cual serpiente colorida que lentamente hace su avance hacia la primera avenida que tiene la ciudad y que lleva el nombre de ese hombre que batalla dentro la montaña: «El Minero». Al pasar el puente de Pailaviri, los ciudadanos pudieron observar detenidamente los grupos de baile y de inmediato llamó la atención la calidad de los trajes confeccionados con finas telas y adornados preciosamente por los artesanos de La Paz y Oruro. Los más bellos trajes fueron los de los Reyes Morenos que tienen diseños especiales y bordados finos con hilos de oro.

El dirigente de los mineros asalariados Freddy Gutiérrez reconoció que este año se tuvo una mejor organización además de bellos trajes y las mejores bandas debido a la buena situación económica por la que pasa la minería. Indicó que los mineros suelen hablar de las épocas de vacas flacas y vacas gordas y precisamente se está pasando por una etapa de vacas gordas por las altas cotizaciones de los minerales. Un dirigente minero que no quiso ser citado indicó que algunos de sus compañeros debieron gastar más de 500 dólares por el alquiler de sus trajes, varios de los cuales serán usados en próximos días en la entrada del Carnaval de Oruro.
El dirigente de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin) que encabezó el comité organizado, Román Rodríguez, sostiene que en la Entrada del Gran Poder participan las mejores bandas de La Paz, en el Carnaval de Oruro están los mejores músicos de esa región y en Cochabamba se puede escuchar bandas de gran nivel de la región del valle; sin embargo, en la entrada de ayer se tuvo a todas las mejores bandas del país.

La bandas Poopó, Espectacular de Oruro, 10 de Noviembre, Súper Central, Unión Libertad, Imperial de Potosí, Central Villazón y otras animaron la fiesta de los mineros que este año fue calificada como espectacular. La fiesta comenzó a las 8:00 y se extendió hasta la medianoche debido a la gran cantidad de bailarines y el gran número de los componentes de las bandas que intervinieron en el Carnaval Minero.

Miles de espectadores

Los mineros de las cooperativas fueron aplaudidos por los espectadores que se apostaron a lo largo de la Avenida El Minero durante las 16 horas que duró la entrada. Se calcula que unas 50 mil personas estuvieron en calidad de espectadores durante la jornada de ayer y debido a ello se apostaron incluso en las laderas del cerro que se encuentra al lado del campamento Pailaviri.
Sonia Pérez se ubicó cerca del palco de honor para observar los grupos de bailarines y comentó que hace seis años que viene al Carnaval Minero pero nunca había visto la calidad de trajes que usaron los trabajadores del subsuelo la jornada de ayer. Remarcó que hubo buenas bandas y bellos trajes lo cual se vio muy bien cuando los mineros desarrollaron coreografías que fueron ensayadas durante varias jornadas luego de las agotadoras actividades de extracción de los minerales.

El presidente de Fedecomin, Benedicto Llano, manifestó que en las diferentes cooperativas se vio enorme interés para participar en la entrada y esa actitud se expresó la jornada de ayer, cuando los mineros rindieron su homenaje a la Virgen de la Candelaria y al Tata K»ajchu.

El descanso del guerrero

Los dirigentes mineros señalaron que, pese al esfuerzo que implica bailar desde el Cerro hasta la ciudad, consideran que fue una jornada de descanso porque el lunes se reinicia «la madre de todas las batallas» contra el alza del Impuesto Complementario a la Minería (ICM). Los mineros del Cerro Rico comenzarán su lucha el próximo lunes ya que consideran que subir el tributo para el sector es un serio atentado que afecta el proceso de producción.

Lamentan que el Gobierno quiera llevar el 65 por ciento del tributo minero para otras entidades y para la burocracia estatal dejando solamente el 25 por ciento para la Prefectura y el 10 por ciento para los municipios done está el yacimiento. Esperan que los dirigentes del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) inicien la lucha contra la distribución del ICM porque, de no hacerlo, mostrarán el servilismo que tienen al Movimiento Al Socialismo (MAS).

Dirigentes mineros y trabajadores de base convocaron al pueblo potosino a luchar contra el alza del ICM pues, de no frenar esa medida, todo el pueblo será afectado ya que la minería es la que dinamiza la economía regional.

Potosí es minero

La entrada del Carnaval Minero demostró que la minería es centro fundamental de la economía regional. Ayer, debido a la entrada folklórica de los mineros, se pudo observar que tanto la Feria Popular como los diferentes mercados de la ciudad tuvieron escasa presencia de compradores.

Desde las 10 de la mañana también desaparecieron los taxis ya que el servicio se centró en la ruta hacia la zona en la que se desarrolló la entrada minera. En los diferentes bancos se apreció que, desde el viernes, cientos de mineros sacaron dinero para cubrir los gastos emergentes de su participación en una fraternidad o asistir a las fiestas que se organizan antes y después de la entrada folklórica del Carnaval Minero. El consumo de cerveza fue tal que, según se dijo, se agotaron las reservas de la Cervecería Nacional Potosí y tuvo que traerse dos trailers de «Paceña».

Fuente / El Potosí

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena