Aumenta la tasa de fatalidad en faenas mineras

Dic 29, 2008

Según datos del Sernageomin gran parte de estos accidentes se concentran en no más del 10% de las empresas.

Un considerable aumento se verificó en la tasa de fatalidad de los accidentes laborales ocurridos en las faenas mineras de la Región de Antofagasta. Según los datos proporcionados por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), los últimos dos años -marcados por un fuerte crecimiento de la industria- revelaron un retroceso en materia de seguridad, que sin embargo mantuvo la tendencia de concentrar la mayor cantidad de accidentes en sólo el 10% de las empresas que operan en la zona.

Jorge Guerra, director regional del Sernageomin, asegura que para realizar un adecuado análisis es necesario analizar el periodo comprendido entre 2003 y 2008, ya que permite visualizar el aumento del precio del cobre lo que en promedio anual bordeará este año alrededor de los US$ 3,15 la libra; incluyendo en esta estimación los bajos precios registrados los meses de octubre, noviembre y diciembre que son los que están marcando la pauta de la disminución significativa del precios del cobre para el próximo año.

Según él, el fuerte dinamismo de la actividad minera en estos últimos años, impulsó una mayor actividad laboral y económica que impactó positivamente gran parte del país y comunas de las regiones mineras.

«En estos aspectos el impacto positivo en la Región de Antofagasta se reflejó por el significativo aumento de proyectos mineros, un número importante de proyectos de expansión y modificaciones de proyectos, y aumento del 300% en faenas mineras de la pequeña minería. Este gran crecimiento fue acompañado también de un significativo aumento del costo de los insumos, ácido, petróleo, escasez de mano de obra calificada y otros», aseguró.

CRECIMIENTO

Como consecuencia de la bonanza, se produjo un aumento explosivo del número de empresas mineras (mandantes y contratistas), así como del número de trabajadores.

«En estos aspectos es importante indicar que esta región concentra el 45% de la actividad minera del país con 200 empresas de la gran y mediana minería, 1.500 contratistas y un número importante de empresas de la pequeña minería, con un universo a nivel regional en 2008 de 79 mil trabajadores.

Durante 2008 el servicio realizó más de 450 fiscalizaciones, investigó 12 accidentes fatales (13 trabajadores fallecidos), e indagó más de 15 accidentes graves, se sancionó con la paralización de más de 15 faenas o parte de ellas y se gestionaron más de 10 multas.

RETROCESO

El gráfico (arriba) muestra la disminución sostenida de los accidentes en la región de Antofagasta entre el periodo 2003 al 2006. Efectivamente todos los índices disminuyeron en este periodo: el índice de frecuencia y el índice de fatalidad. Sin embargo, las cifras indican que en 2007 y nuevamente este año hubo un aumento en la tasa de fatalidad con un total de 13 trabajadores fallecidos en 2008.

«Esto ratifica que aún se tiene un gran desafío principalmente en aquellas faenas mineras que históricamente han tenido accidentes fatales. En este aspecto es importante indicar que la gran parte de los accidentes (fatales y graves), se concentran en no más del 10% de las empresas de la región», advirtió Guerra.

De acuerdo a la visión del Sernageomin, aún hay empresas cuyos sistemas para el control de los ACCIONES

Respecto del trabajo que realizará el servicio durante el próximo año con miras a mejorar las cifras, Guerra aseguró que están trabajando intensamente para lograr acortar las brechas que existen entre las empresas que están realizando un buen trabajo en materias de control de riesgos con aquellas que tienen un gran desafío por delante. «Este trabajo no es simple y se requiere del aporte de todos los actores del mundo minero».

Para abordar el nuevo escenario marcado por una fuerte disminución del precio del cobre la dirección regional fortalecerá el Plan Complementario de Trabajo, orientado al desarrollo de una labor participativa con las empresas mineras.

Este trabajo implica que además de las acciones regulares de fiscalización, se continuará realizando seminarios relacionados a temas de seguridad, en aspectos técnicos, de gestión y legales; además de reuniones periódicas con los gerentes y cuerpos directivos de las mineras.

Además, se privilegiará la comunicación permanente y recíproca entre Sernageomin y los comités paritarios; talleres de trabajo entre el servicio y profesionales de empresas mandantes y contratistas; seminarios-talleres con expertos en prevención de riesgos y comités paritarios. Asimismo, seguirá la fiscalización con la Comisión Mixta de Fiscalización (Sernageomin. dirección del Trabajo, Servicio de Salud).

PEQUEÑOS

Guerra reconoció que durante los últimos años se vivió un efervescente dinamismo en el sector de la pequeña minería lo que impuso nuevos desafíos al servicio, «puesto que se incorporaron muchos productores nuevos sin mucho conocimiento».

Como consecuencia de aquello la actividad de la pequeña minería se cuadruplicó en los últimos años. Con el aumento del precio del cobre, las faenas en la región aumentaron de 120 en 2003 a más de 500 en 2008. «Para esta masiva cantidad de faenas nuestra gestión se hizo insuficiente para lo cual incorporamos instrumentos adicionales por medio Comité Regional de Seguridad Minera (Coresemin); el Programa de Asistencia a la Pequeña Minería Artesanal, que impulsa el Ministerio de Minería, el Acuerdo de Producción Limpia, el trabajo conjunto con las asociaciones mineras, la seremi de Minería y Enami, entre otros actores», explica.

Para la pequeña minería el actual precio del cobre es de mayor complejidad para lo cual además de los esfuerzos que se han realizado en materias tarifarias, el valor de sustentación y la disminución de otros costos se deberá buscar los mecanismos para contribuir a mejorar sus capacidades. «No obstante ante la continua baja del precio del cobre muchas de estas pequeñas faenas no tendrán otra opción que paralizar, muchas ya han paralizado. Otro grupo de este mismo sector y producto del alto precio del oro se ha transferido a faenas de oro, que será una de las alternativas para los pequeños mineros que deban cerrar sus faenas».

ESCENARIO

El actual escenario de bajos precios del cobre ha traído consecuencias de paralización de faenas de la mediana minería, retraso de nuevos proyectos mineros, paralización de faenas de la pequeña minería y despido de trabajadores.

Guerra culminó explicando que para el caso de las empresas de mayor tamaño y considerando el precio promedio anual del metal rojo para 2008 que será superior a los US$ 3 la libra, las empresas bien consolidadas tendrán balances positivos.

«En este sector para el año 2009 y siguientes el escenario impulsará una dinámica de resguardo, ajustes y restricciones para lo cual se hace un llamado a todas las empresas mandantes, contratistas, profesionales y trabajadores a trabajar arduamente para enfrentar adecuadamente los nuevos tiempos», concluyó.

Fuente / El Mercurio de Antofagasta

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena