Arbitraje entre SQM y Corfo entra en mayo a fase de prueba y estrecha espacio para acuerdo

Abr 21, 2015

El 75% de los ingresos de la minera provienen de esa zona y dependen del contrato que la agencia estatal pide terminar en forma anticipada.

(Diario Financiero) El 75% de los ingresos de SQM provienen de las actividades que desarrolla en el Salar de Atacama, a partir de un contrato de arriendo de las pertenencias de Corfo, el cual data desde 1993 y expira en 2030.

Eso está en juego en el arbitraje que hace casi un año mantienen la compañía ligada a Julio Ponce Lerou y la agencia de fomento, por diferencias en torno a los pagos realizados por la empresa, lo que llevó a la estatal a pedir una indemnización de al menos US$ 9 millones y el término anticipado del vínculo entre ambas.

Ahora el proceso vive momentos clave, pues tras meses de negociaciones, al alero de la fase de conciliación del procedimiento, SQM y Corfo disponen sólo de un par de semanas para tratar de llegar a un arreglo.

La minera informó a inicios de abril a la Security and Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos, en su reporte de resultados 2014, que su filial SQM Salar, que tiene el contrato con la Corporación de Fomento, «está pronta a iniciar la etapa de prueba», como parte del proceso de arbitraje.

[¿El rol de Corfo? Aportes suman US$1.700 millones entre 2010 y 2014]

Conocedores del asunto dijeron que eso sucederá en mayo. Este plazo no sería postergable y de no lograr un acuerdo antes de esa fecha, la demanda seguirá adelante hasta que el árbitro resuelva.

En el plano de los pronósticos, las dos partes ven altas posibilidades de ganar. De hecho, en sus más recientes reportes, tanto en Chile como en Estados Unidos, SQM dijo que sus abogados les han informado que la demanda de Corfo «no tiene ninguna perspectiva de éxito, ya que es claramente contradictoria con la interpretación y aplicación uniformes que las partes han otorgado al contrato por más de 21 años».

A fines de 2014, Corfo y SQM iniciaron conversaciones en el marco del proceso arbitral, las que por parte de la empresa siempre ha sostenido el actual gerente general y antes subgerente general, Patricio de Solminihac.

La intención de Corfo sería mejorar las condiciones económicas del acuerdo, pues su reclamo se basa en que SQM Salar no habría pagado de forma íntegra la renta estipulada en los contratos por el arriendo de las pertenencias, al menos entre enero de 2009 y diciembre de 2013.

Esto porque la tarifa se fija a partir de las ventas de los minerales obtenidos desde el salar, algo que SQM habría manipulado a su favor, dicen estas fuentes, a través de transacciones con partes relacionadas, entre las cuales, trascendió, figuraría la japonesa Kowa, que mantiene un pacto con Ponce.

Cercanos al proceso comentaron que lo que está sobre la mesa apunta a que SQM reconozca esas mermas anteriores, lo que se haría extensivo para los años que restan.

Precisamente, ahora la negociación estaría centrada en la forma en que este último reconocimiento quedaría expresado, pues ello sería determinante para la evolución de este tema tanto ante el regulador local del mercado como el estadounidense.

Lo que se descarta es que se esté negociando una eventual extensión del contrato, para lo cual no habría piso político, dada la situación actual de la firma.

Tras acuerdo entre las partes, corte de EEUU inicia tramitación de class action

El pasado 7 de abril, Sebastián Sánchez, presidente de SQM Norte América fue notificado de la primera demanda colectiva (class action), que se inició en Estados Unidos contra la compañía y el ex gerente general, Patricio Contesse.

El juez que lleva la causa del Distrito Sur de Nueva York, informó a los demandados que tenían 21 días -contados desde el 8 de abril- para responder a la acusación. En caso contrario, se iniciaría el juicio. Sin embargo, el 17 de abril pasado, los abogados de los demandantes y de SQM ingresaron un acuerdo a la corte, para avanzar en el proceso.

Según archivos del tribunal, los abogados informaron a la corte sobre los plazos que rigen este tipo de eventos, que en este caso vencen el 18 de mayo. Desde ese día, el tribunal decidirá si es que esta demanda es la que liderará el proceso de class action o si será otra que se agregue en dicho lapso o que ya haya ingresado. Con todo, el documento muestra que la compañía difiere de las interpretaciones que hace la defensa respecto del avance del proceso, en especial de la notificación. Según SQM «la entrega de la demanda (…) no constituyen un servicio efectivo del proceso».

En todo caso, las partes indicaron al tribunal que «si el proceso (de notificación) fue efectivo», por motivos de economía judicial, sería mejor que la minera respondiera una vez que el tribunal haya escogido la demanda que liderará la acción. El acuerdo, que fue aprobado ayer por la corte, agrega que una vez que el tribunal decida cuál será la demanda líder, SQM tendrá 20 días para presentar su defensa del caso o pedir que se desestime la acción.

Proceso

Carta de Corfo

A fines de 2013 la estatal le informa a la empresa a través de una carta su intención de cobrar un poco más de US$ 2 millones por concepto de diferencias en el pago del arriendo de las pertenencias.

Demandas cruzadas

En mayo de 2014 tanto Corfo como SQM presentaron demandas cruzadas por estas diferencias respecto de los montos pagados por la minera y la forma en que esta renta es calculada. La estatal solicitó en su acción que el contrato sea anulado, lo que reportaría un importante impacto para SQM.

Inicio de conciliación

Hacia fines del año pasado la discrepancia inició la fase de conciliación y ambas partes se acercaron en búsqueda de nuevos términos para el contrato.

Lo último

BHP retira oferta de compra por Anglo American

El presidente de la minera confirmó que la australiana no procederá con su intento de adquirirlos: «Anglo American ha delineado un camino claro para acelerar la implementación de su estrategia y desbloquear un valor significativo para sus accionistas».

Te recomendamos

BHP retira oferta de compra por Anglo American

El presidente de la minera confirmó que la australiana no procederá con su intento de adquirirlos: «Anglo American ha delineado un camino claro para acelerar la implementación de su estrategia y desbloquear un valor significativo para sus accionistas».

REVISTA DIGITAL

Temas relacionados

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena