SANDVIK: Liderando la electrificación a batería en la Minería Subterránea

Jun 18, 2024

La compañía está desarrollando una interesante propuesta para llevar a las faenas de minería subterránea modernos equipos eléctricos a batería, los cuales presentan una serie de ventajas en términos de operación, costos, seguridad y sostenibilidad. En Chile, el interés va creciendo cada día más.

Sandvik, holding mundial de ingeniería de alta tecnología –con base en Suecia– que ofrece sofisticadas soluciones para diversas industrias, está trabajando enérgicamente para llevar a la minería a un nuevo nivel, con un desempeño más eficiente, seguro y sostenible, especialmente en las faenas subterráneas. La firma ha dado pasos relevantes en aspectos como digitalización y automatización, convirtiéndose en un referente en electrificación.

De hecho, en esta área ha realizado grandes inversiones, como la adquisición de la empresa americana Artisan, dedicada a la fabricación de equipos mineros eléctricos a batería. Además, está trabajando en el montaje de una nueva instalación en Malasia –actualmente en curso– para tener mayor capacidad productiva y responder a la gran demanda de equipos medianos con este tipo de tecnología.

Según lo descrito por Joao Araujo, Business Line Manager de Equipos de Carguío y Transporte Subterráneo para la Región Andina y Cono Sur de Sandvik, “la electrificación en procesos mineros surgió en la década de 1970, principalmente, para movimientos de extracción de roca, carguío, acarreo y perforación. No obstante, los últimos años hemos dado un gran salto mediante la incorporación de electrificación a batería, ofreciendo la posibilidad de desconectar los equipos de la red eléctrica y utilizar estas baterías transportables”.

En efecto, desde el año 2016, Sandvik ha incorporado a su portafolio equipos con propulsión y operación eléctrica a batería, donde se incluyen jumbos de perforación de desarrollo, de sostenimiento y de barrenación larga. También figuran camiones a batería y cargadores o LHDs.

Las baterías utilizadas en estos equipos son 100% reciclables y de fabricación propia. En general, se trata de baterías de fosfato de hierro y litio avanzado (LiFePO4) de gran autonomía y seguridad. “Hemos elegido una química que es mucho más contenible y menos riesgosa para la aplicación en minería subterránea”, destaca el ejecutivo.

En cuanto a la autonomía de las baterías, varía de acuerdo con el uso del equipo. Por ejemplo, para un camión muy cargado en ascenso, se estima una duración mínima de dos horas. En aplicaciones menos exigentes, la autonomía puede extenderse entre 4 y 5 horas, aproximadamente. No obstante, el cambio de batería –patentado por Sandvik– es muy rápido, tardando no más de 5 minutos, pues los mismos equipos arrojan los artefactos al suelo, toman otro, conectan nuevamente y siguen trabajando.

Puntos a favor

Utilizar equipos eléctricos a batería tiene una serie de ventajas para la operación minera. En primer lugar, se trata de una tecnología que permite avanzar notablemente en términos de sustentabilidad.

“Al trabajar con un equipo eléctrico a batería se reducen a cero las emisiones de CO2. Estos no emanan ni agregan ningún tipo de residuo de forma directa a la atmósfera”, afirma Joao Araujo.

De igual forma, estas tecnologías brindan a las mineras la posibilidad de contar con independencia energética y no depender del diésel, cuyo uso se vuelve cada vez más caro y complejo. Acá, la compañía tiene la posibilidad de generar su propia energía y abastecerse de un insumo generado localmente, con menos exposición y menor volatilidad geopolítica, dando mayor sostenibilidad a la operación.

En términos económicos también es conveniente. Y es que los equipos eléctricos a batería, en general, tienen la capacidad de desarrollar más velocidades que las alternativas diésel. Son más potentes y rápidos, ofreciendo mayor aceleración, lo que se traduce en un menor costo por tonelada transportada.

“Pero lo más atractivo son las ventajas sobre la ventilación y refrigeración de aire. Este es uno de los principales costos de la operación subterránea y, además, los sistemas son difíciles de modificar o mejorar. Entonces, si en un proyecto greenfield (que parte desde cero) está la opción de adoptar una flota eléctrica, dando paso a una mina 100% eléctrica, tendremos un potencial mayor de reducción de la necesidad de ventilación. Podríamos hablar de un 40% menos, lo cual es muy significativo, pues representa un ahorro económico importante”, expresa el profesional.

Con esta propuesta también mejora considerablemente el entorno de trabajo, pues se trata de tecnologías que producen menos calor en comparación con otras opciones. La reducción es de alrededor del 75%, lo que puede ser muy favorable para los trabajadores. “Estamos hablando de un aire más limpio y agradable en la mina, con menos ruido y vibración. Al final del turno, los operadores se sentirán considerablemente menos cansados”, comenta el representante de Sandvik.

Tendencia que crece en el mundo

Sandvik entrega una completa asesoría –a través de su equipo de ingeniería de aplicación o de un equipo global en caso de ser requerida– a las empresas que desean transitar hacia esta nueva y moderna forma de operación. De hecho, cuenta con algunos softwares que permiten realizar simulaciones para que el cliente disponga de la mayor cantidad de información posible antes de realizar la inversión.

Lo cierto es que la electrificación a batería ya está marcando tendencia en varios países. Canadá lleva la delantera, seguido de Noruega y Suecia, por ejemplo, en el norte de Europa, naciones donde existe un fuerte incentivo gubernamental, pues hay consenso sobre las ventajas de esta propuesta, no solo en términos de eficiencia y rentabilidad de las operaciones, sino que también en términos de sostenibilidad.

En la minería chilena, el escenario es auspicioso, ya que se observa un creciente interés por hacer el cambio. De hecho, Sandvik ya ha comercializado algunos proyectos que pronto comenzarán a operar. Hay confianza en que dentro de dos a tres años la incorporación de este sistema será aún más popular e incluso será posible avanzar hacia equipos no solo eléctricos a batería, sino que también automatizados, uniendo dos tecnologías que marcarán una gran diferencia en cuanto a eficiencia, seguridad y sostenibilidad de la mina.

Datos de contacto:

Dirección Santiago:

Avda. Eduardo Frei Montalva N° 9990, Quilicura.

Teléfono: +56 22 6760200

Dirección Calama:

Calle Juan Nicolás Zaldívar, Manzana C-3, Lote 1. Puerto Seco.

Teléfono: +56 22 6760565

Sitio web: www.rocktechnology.sandvik/es-la/

Sandvik es un grupo mundial de ingeniería de alta tecnología que ofrece soluciones que mejoran la productividad, la rentabilidad y la sostenibilidad para las industrias de fabricación, minería e infraestructuras.
Tenemos una visión del futuro, impulsados por nuestra pasión por innovar continuamente para encontrar soluciones más inteligentes y permitir cambios importantes. Nuestro objetivo es impulsar a la sociedad y al planeta creando beneficios para todas las partes interesadas: nuestros clientes, nuestros empleados y nuestras comunidades produciendo un valor para los accionistas.
Con la ayuda de nuestros expertos y la colaboración con nuestros clientes y socios, construimos negocios más fuertes y resilientes. Desde grandes avances para impulsar cambios hasta pequeñas mejoras del día a día.

Suscríbase al Newsletter Minería Chilena