Interoperabilidad, automatización y trabajo a distancia en minería

Con la irrupción de la pandemia, el sector minero ha tenido que revisar su tradicional paradigma de trabajo, y a pesar de tener un alto grado de robotización, automatización y gestión a distancia, las mineras aún son dependientes en un alto grado de los trabajadores en terreno. Por ello, controlar las operaciones desde un centro de mando remoto sigue siendo un desafío interesante.

El uso de tecnología en la minería registra avances importantes. Camiones autónomos, sistemas predictivos de mantenimiento y monitoreo activo de taludes son algunos de los ejemplos que ya están siendo aplicados. Sin embargo, en muchos casos estas y otras soluciones se encuentran desplegadas como silos en el proceso minero, desconectados unos de otros, generando un espacio importante de mejora si se utiliza una mirada más global.

En ese sentido, la interoperabilidad aparece como un pilar imprescindible, pues habilita la comunicación entre dichos silos, y a su vez, habilita optimizaciones globales como por ejemplo, la actualización del modelo de bloques con información reciente del proceso de explotación, logrando vincular al mineral desde la tronadura y la extracción, hasta la molienda. Para poder implementar estas soluciones es importante conectar los sistemas que soportan estas etapas y silos, para así lograr un seguimiento continuo y automatizado del mineral a través de la interoperabilidad.

La tecnología ayuda sustantivamente a este proceso, entregando funcionalidades de transporte de información, depuración, seguridad, resiliencia, trazabilidad y auditoría, entre otras funciones. Sin estas aplicaciones la comunicación entre sistemas es una tarea demasiado compleja y delicada.

Si bien la incorporación de tecnología en la pandemia ha tenido un salto exponencial, en Chile somos pioneros y estamos a la vanguardia en el caso de la minería, desde hace años que la automatización comenzó a estar presente en la industria chilena. Para visualizar mejor el panorama, ya a mediados de la década pasada se implementaron camiones autónomos con pruebas piloto en la mina Radomiro Tomic, y actualmente ya se encuentran en faenas productivas de la mina Gabi. También podemos encontrar brazos robóticos de manipulación de cátodos y muestreo de camiones, por mencionar otros ejemplos.

En general, la minería, por sus tipos de operaciones unitarias repetitivas, con alta exposición a riesgos para los trabajadores, requiere sin duda la inclusión de tecnologías de robotización para reubicar a los colaboradores en áreas donde sus habilidades se exploten y generen más valor. Desde el punto de vista operativo, las características de estas tareas tradicionales resultan en costos elevados, tanto en operación como en seguridad, por lo que las soluciones robóticas permiten superar estos desafíos aumentando la eficiencia de los procesos, incrementando las utilidades de las empresas y aportando a la cultura de una minería sustentable.