El avance la minería en su transformación digital

Durante los últimos años, en la industria minera cada vez es más frecuente encontrar empresas que emplean tecnologías para agilizar sus procesos, abriendo paso a una profunda transformación digital, que solo va en aumento.

Para una industria tan importante como lo es la minería en nuestro país, quedarse fuera de estos avances no es opción. Recordemos que solo durante 2022, el 57% de las exportaciones de Chile correspondieron al sector minero, lo que equivale a US$51.767 millones, y alrededor del 20% de los ingresos fiscales provienen de éste.

Por lo tanto, implementar soluciones digitales en la industria significa continuar por esta senda y seguir potenciando su enorme productividad, gracias a distintos beneficios operativos que éstas le pueden otorgar, tales como el ahorro de energía, la predicción de materias primas y la optimización de las líneas de producción.

En los yacimientos mineros, por ejemplo, se puede implementar inteligencia artificial para predecir la materia prima y sus características en diferentes fases o áreas, antes de ser extraída. Con esto, es posible implantar estrategias de segmentación de material por calidad y ejecutar mezclas inteligentes, pudiendo modificar la operación cuando se requiere un producto con características específicas, y así no producir algo con un nivel de impureza inferior al contrato comercial.

También, esta herramienta puede aportar en la optimización de las líneas de producción de la faena. Es decir, una gama de actividades relacionadas con la medición, el análisis, el modelado, la priorización y la implementación de acciones para mejorar la productividad, permitiendo optimizar los tiempos muertos de producción o el uso innecesario de almacenamiento.

La transformación digital es un proceso transversal que está impactando en todas las industrias en el mundo. Lo importante es hacernos conscientes de que la tecnología no está para reemplazar el talento humano, sino que para acompañar en la toma de decisiones para mejorar la manera en que las empresas operan y así aumentar su productividad y, por ende, su rentabilidad.