En Chile, Joy Global es ampliamente conocido por su oferta de equipos, soluciones y partes originales para minería a cielo abierto; sin embargo en otras partes del mundo la empresa tiene una muy fuerte presencia en minería subterránea del carbón, fuente de amplio conocimiento tecnológico para ser aplicado en roca dura.

Es así como en 2014 la compañía materializó la decisión estratégica de ingresar al mercado de equipos y partes para minería subterránea de roca dura. Para esto, explica Marco Araya, Gerente de Minería Subterránea de Joy Global Chile “la compañía fijó dos caminos: la adquisición de compañías altamente especializada en este tipo de minería y, el desarrollo de soluciones propias”.

En este marco, Joy Global recientemente cumplió un año de la adquisición de la canadiense Mining Technologies International (MTI), fabricante de equipos de minería subterránea para roca dura, tales como LHDs, jumbos y camiones, además de proveedor de barras para raise borer para todo el mundo.

Más recientemente, el 1 de junio de este año, Joy Global adquirió el 100% de las acciones de Montabert, una compañía francesa con más de 95 años de historia y presencia en más de 110 países, especializada en la fabricación de martillos hidráulicos, perforadoras hidráulicas, y accesorios de demolición.

Las perforadoras Montabert se pueden instalar en cualquier jumbo y han demostrado ser tan eficientes que en un muy breve plazo se paga la inversión. Esta es una línea con la cual Joy Global tiene muchas expectativas por tratarse de un producto de muy alta calidad. El proceso de conversión es tan simple que se realiza en pocas horas y la disminución de costos de operación es significativa.

Desarrollos propios

La visión de la compañía tiene como objetivo entregar los productos, soluciones y sistemas más confiables y productivos, para resolver los desafíos más complejos de la minería. Esto evidentemente implica innovación y en esta materia la compañía, explica Marco Araya, está trabajando en el desarrollo de un LHD híbrido (diésel/eléctrico), un equipo con motores eléctricos en las cuatro ruedas con tecnología de acumulación de energía, “de esta forma, el equipo disminuye la utilización del motor diésel”, explica el ejecutivo.

Otras de las ventajas del equipo es el menor consumo de combustible (reducción cercana al 30%) y de emisiones, la menor utilización de repuestos y la mayor vida útil del equipo. Esto impacta en la disponibilidad y productividad y, en consecuencia, en un más bajo costo de producción en dólares por tonelada.

Otro desarrollo es un único sistema de minería continua que será capaz de reemplazar las operaciones unitarias de perforación, tronadura, carguío y fortificación, pudiendo desarrollar túneles a un costo mucho menor.