Agua y energía: los proyectos críticos de BHP Billiton

Ninguno aumenta directamente la producción de BHP Billiton, pero tanto la central Kelar como la desalinizadora EWS son inversiones sin las cuales difícilmente la compañía podría materializar el resto de su cartera de proyectos mineros en el país.

Los resultados del primer semestre de 2016 de Minera Escondida son uno de los tantos ejemplos que grafican la difícil situación por la que atraviesa la generalidad de la industria minera. En resumen, pese a aumentar los cátodos producidos y el material minado, la producción de la mina de cobre más grande del mundo se redujo en un 22% en relación a igual periodo de 2015. Sus ventas siguieron similar tendencia, cayendo un 35%.  La fuerte caída de la ley de mineral, en torno al 28%, no pudo ser contrarrestada.

En esta fase de baja para el mercado de los minerales, existen pocas compañías que estén invirtiendo, y en los volúmenes que lo hace BHP Billiton. Como recientemente lo explicó Daniel Malchuk, presidente de Minerals Americas, las decisiones de la empresa no se pueden guiar exclusivamente por los ciclos de precios. “Debemos actuar con mentalidad de ciclo medio”, aseguró.

Bajo esta lógica, en 2014 la minera comenzó a operar el proyecto de pilas de lixiviación dinámicas (OLAP, Oxide Leach Area Project), una inversión aproximada de US$933 millones. En abril de este año, junto con celebrar los 25 años de Minera Escondida, inauguró su tercera concentradora, OGP1, una inversión de US$4.200 millones, totalizando una capacidad de procesamiento de 422.000 tpd.

En junio el Consejo de Propietarios de Escondida aprobó una inversión de US$180 millones para el proyecto Extensión de Los Colorados, iniciativa que permitirá extender la vida útil de la concentradora por diez años,  agregando una capacidad adicional de aproximadamente 200.000 tpa en el corto plazo. La unidad, actualmente en mantención, debiera volver a operar a mediados de 2017, en momentos en que el proyecto de segunda planta desalinizadora de la minera, actualmente en construcción, pueda operar a máxima capacidad.

En cuanto a la producción de Pampa Norte, se espera que el proyecto de Optimización de Recuperación en Spence (SRO), cuya puesta en marcha estaba inicialmente prevista para el trimestre julio-septiembre de este año, permita alcanzar una tasa de producción anual de 200.000 toneladas a partir de octubre-diciembre de 2016. El término de esta iniciativa posibilitaría el pleno uso de la capacidad de 200.000 ton anuales de la nave de electro-obtención.

Con estas inversiones, BHP Billiton espera compensar la disminución de las leyes minerales y recuperar su nivel de producción, para alcanzar durante los próximos diez años un promedio de 1,2 millones de toneladas anuales de cobre.

EWS: la mayor inversión

Desaladora EWS

La desalinizadora demandará energía equivalente a una potencia instalada cercana a los 134 MW, 90% de los cual se empleará para la impulsión.

A mediados de agosto BHP Billiton presentó los resultados financieros correspondientes a los últimos 12 meses (hasta el 30 junio de 2016), oportunidad en que informó que tiene cuatro grandes proyectos en desarrollo a nivel global, los que combinados suman US$6.900 millones en inversión.

Los proyectos Longford Gas Conditioning Plant (US$520 millones) y Greater Western Flank Fase 2 (US$314 millones) se construyen  en Australia; un tercero, Jansen Potash, en Canadá  (US$ 2.600 millones) y el de mayor envergadura, desde el punto de vista de la inversión, es la planta desalinizadora de 2.500 litros por segundo que Minera Escondida construye en Puerto Coloso, por US$3.430 millones.

Una vez en operaciones, Escondida Water Supply (EWS), que corresponde a la segunda planta desalinizadora de esta faena, será el mayor complejo en su tipo de América y Europa, según explica Ricardo Sadir, gerente del proyecto. Sólo existen tres plantas más grandes: dos en Israel y una Australia, asegura.

Desde el mar a la montaña, el proyecto incluye una serie de sistemas: uno de captación de agua que consta de dos túneles, con una capacidad para captar 8.000 litros por segundo, y un sistema de pretratamiento de agua de mar de 120 filtros a presión, con dos capas de filtración, arena y antracita. Además del sistema de osmosis inversa, corazón de la planta, el proyecto posee cuatro estaciones de bombeo y dos líneas de 42 pulgadas de diámetro para el transporte del agua desde la cota cero hasta los 3.300 msnm, por 180 kilómetros. Finalmente, un reservorio  de 500.000 m3 para asegurar el abastecimiento de la minera.

Proceso planta desalinizadora

El proyecto inició su construcción en agosto de 2013 y actualmente lleva un 97,2% de avance. Y aunque se estima que aún resta un año antes que entre 100% en operaciones, la iniciativa ya cumplió algunos hitos. El más destacado, comenzar a enviar agua a las operaciones de Minera Escondida.

“Desde el 3 de septiembre estamos transportando de manera permanente 160 l/s (adicionales) desde la  actual planta desalinizadora de Puerto Coloso (a través del sistema de impulsión de agua de EWS)”, detalla Sadir.

El hito, identificado como Early Pumping, significó poner en marcha anticipadamente una de las dos líneas de agua de EWS y dos de sus bombas de impulsión.

La razón para lo anterior, asegura el gerente a cargo, fue la decisión del Comité de Propietarios de Minera Escondida de aprobar el proyecto Extensión de Los Colorados, que permitirá a la minera operar tres plantas concentradoras de cobre en forma simultánea a partir de mediados del próximo año, considerando además las instalaciones de Laguna Seca y la recientemente inaugurada OGP1.

Otro de los hitos del proyecto, conocido como Early Water, debiera ser alcanzado durante este mes de noviembre, cuando las obras de los tres primeros bastidores de la planta desalinizadora sean entregados a comisionamiento. Cumplido este cronograma, Minera Escondida contaría con adicionales 833 l/s de agua para sus operaciones.

Acelerar la entrega del recurso hídrico no ha sido un tema sencillo. Lo anterior ha significado que en la actualidad los trabajos de la planta desalinizadora se encuentren en diferentes estados de avance, desde la construcción, pasando por el precomisionamiento y el comisionamiento, hasta la operación de algunas áreas. Pero gracias a la optimización de los sistemas constructivos, asegura Sadir, lograron entregar agua con casi nueve meses de anticipación.

El resto de los trabajos, hasta completar los 2.500 l/s del proyecto original, se espera que estén disponibles en junio de 2017. Cuando aquello pase, la desalinizadora demandará energía equivalente a una potencia instalada cercana a los 134 MW, 90% de los cual se empleará para la impulsión.

Central Kelar

Central Kelar

El combustible de la planta Kelar será suministrado desde el terminal de la Sociedad GNL Mejillones.

A 200 kilómetros de Minera Escondida y a 400 km de Cerro Colorado se ubica la central de ciclo combinado Kelar, en Mejillones, una iniciativa impulsada por BHP Billiton para satisfacer sus fututos requerimientos energéticos.

Con una inversión de US$600 millones y una potencia instalada de 517 MW, se espera que la planta entre en operación comercial en diciembre de este año, cuando la última de sus tres turbinas (la de vapor) termine su comisionamiento.

Kelar nació como una central a carbón. En 2007 recibió una resolución de calificación ambiental para operar como tal, sin embargo, en noviembre de 2012 BHP Billiton presentó a evaluación el proyecto “Central a Gas Natural Ciclo Combinado Kelar”, modificando la iniciativa original.

Un año más tarde asignó un contrato de suministro de energía de 15 años al consorcio coreano formado por  Korea Southern Power Co. (65%) y Samsung C&T Corporation (35%) que conformaron Kelar S.A. Los trabajos de construcción se encargaron mediante un contrato EPC (ingeniería, abastecimiento y construcción, por su sigla en inglés) a  la empresa Samsung Engineering Co. Ltd.

La central, indica Edgar Happke, gerente del proyecto Kelar-SitraMel, “es la más grande del norte de Chile e inyectará su energía al Sistema Interconectado del Norte Grande (Sing)”.

En términos de su configuración, comenta el ejecutivo, se trata de una central constituida por dos turbinas de combustión a gas natural, suficientemente flexibles para absorber las fluctuaciones generadas en el sistema por la entrada o salida de energías renovables no convencionales. Cada una de estas turbinas tiene una potencia nominal de 180 MW.

La energía térmica generada por las turbinas a gas es aprovechada por calderas recuperadoras de calor para generar vapor a alta presión e impulsar una turbina.

“En centrales de ciclo combinado, cerca de dos tercios de la energía es producida por las turbinas de combustión. Esto hace que este tipo de plantas sean eficientes, lo que para el caso de Kelar llega al 53%”, detalla Happke.

El combustible de la planta será suministrado desde el terminal de la Sociedad GNL Mejillones gracias a un contrato firmado por Minera Escondida y Gas Natural Fenosa en mayo de 2014.

Complementariamente, para permitir la interconexión de la central Kelar al Sing, BHP Billiton debió materializar el proyecto SitraMEL (Sistema de Transmisión de Minera Escondida), que consistió en la construcción de la subestación eléctrica Kapatur y 70 km de línea de transmisión a 220 kV, hasta la subestación O’Higgins.