Proyectos estructurales de Codelco: Gran desafío con pronóstico incierto

No cabe duda que la cartera de proyectos estructurales de Codelco es la mayor de la minería mundial y que su implementación simultánea hubiese sobrepasado sus capacidades de financiamiento, ingenieriles y logísticas, por lo que la priorización llevada a cabo por la Administración hace mucho sentido.

Sin embargo, tal lógica medida debería haber dado como resultado que los proyectos prioritarios, esto es Nuevo Nivel Mina Teniente y Chuquicamata Subterráneo, continuaran con su calendario inicial, manteniéndose las estimaciones de inversión y rentabilidad. Desafortunada e inexplicablemente, esto no sucedió, por razones que supongo justificables, pero no tan fáciles de entender, como intento explicar a continuación.

Desafortunadamente, porque la reformulación inversional de ambos proyectos implicará, según las propias explicaciones dadas a conocer públicamente por Codelco, una inversión adicional de unos US$4.000 millones, monto similar al controversial sobregasto no financiado en el Presupuesto de la Nación de este año, tema públicamente debatido entre el actual ministro de Hacienda y sus dos predecesores.

Adicionalmente, en el caso del NNM de Teniente, se anunció un retraso de varios años y la aplicación de fracturamiento hidráulico, tecnología pionera y, para algunos expertos, no totalmente probada para prevenir el estallido de roca o rock burst.

En el caso de Chuqui Subterráneo, aún se mantiene la meta de iniciar el hundimiento del primer bloque a fines de 2019, aun cuando el transporte de mineral a superficie no podrá hacerse inicialmente a través del sistema de correas transportadoras, porque no estará disponible, sino que por camiones desde el fondo del rajo, lo que implicará una restricción al tonelaje diario de mineral y un mayor costo unitario.

Tanto la reformulación inversional de ambos proyectos, como el retraso de uno y las restricciones del otro, afectarán negativamente su rentabilidad, no dada a conocer oficialmente por la Administración de Codelco, pero que probablemente el Directorio y la Junta de Accionistas, representados por los ministros de Hacienda y Minería solicitarán, habida consideración que las rentabilidades proyectadas incluyen desafiantes mejoras en productividad y costos, todo lo cual ameritaría una evaluación externa, experta e independiente.

Inexplicablemente, porque Codelco es la empresa con mayor experiencia en el mundo en minería subterránea de gran volumen, específicamente por hundimiento o block caving, método que se empleará en ambos proyectos prioritarios. De hecho, sus gestores iniciales ocupan actualmente altos cargos en la Corporación, lo que debiera constituir una ventaja para enfrentar exitosamente los desafíos técnicos pendientes. Sin embargo, esta posible ventaja se contrapone con el hecho de que los dos jefes de Proyecto, ambos destacados profesionales y de reconocida experiencia, renunciaron recientemente y dejaron la empresa, lo que podría afectar el éxito de éstos.

Desafiante panorama para la empresa minera de todos los chilenos, que esperamos sea enfrentado exitosamente. La tarea no será fácil y su resultado, incierto.