Pese a crisis social, Chile sube a lugar 38 en Ranking de Competitividad Global