x

Revista Minería Chilena Nº460

octubre de 2019

Tecnología al servicio de la minería

La incorporación de soluciones 4.0 está abriendo nuevas oportunidades para la industria minera, en diversos ámbitos de su gestión.

Dos temas que convocan el debate minero actual son el uso de nuevas tecnologías 4.0 y la licencia social para operar. Ambos tópicos fueron abordados en el foro especializado Minería en Chile al 2040 organizado por CRU Consultuing -que cumplió 50 años- y el Centro de Estudios del Cobre (Cesco).

En este marco, el presidente ejecutivo de Corporación Alta Ley, Mauro Valdés, hizo hincapié en los esfuerzos colaborativos -a nivel tecnológico- del sector público y privado para mejorar las capacidades de la minería chilena a nivel de producción, seguridad y facilitar la inversión. Asimismo, planteó que la innovación en el sector debería “facilitar el tránsito en Chile de la economía de extracción de recursos, a una más basada en el conocimiento”.

Profundizando lo anterior, Valdés comentó a MINERÍA CHILENA que a fines de este año se publicará la revisión roadmap tecnológico -lanzado por primera vez en 2015-, a través del cual Alta Ley se enfoca en articular el ecosistema de innovación.

Mediante esta Hoja de Ruta buscan señalar al sistema los “dolores y desafíos de la minería, para que de ahí se gatille capacidad, innovación y desarrollo de tecnología”, señaló el ejecutivo. En segundo lugar, comunicar a los actores y a las propias compañías mineras dónde pueden asociarse, para así crear sinergias. Otro foco es respaldar inversiones públicas, que generen bienes públicos.

El ejecutivo hizo hincapié en las condiciones que ofrece la minería en el país para aterrizar y concretar el tema de la industria 4.0 en ámbitos como Data Anlytics, Big Data, realidad virtual, digitalización, robotización y energías renovables. “Tenemos las mejores condiciones para hacerlo”, enfatizó.

Otros apoyos a la innovación

Para indagar en otras organizaciones que fomentan el desarrollo de innovaciones en territorio nacional, conversamos con Enrique Molina, director ejecutivo del programa Expande de Fundación Chile.

Al respecto, describe que desde los inicios del programa se ha promovido y potenciado la incorporación de soluciones tecnologías en la industria minera a través de diversos procesos de innovación abierta (demoday, workshop, convocatorias, entre otros), con el objetivo de conectar la oferta de soluciones tecnológicas desarrolladas por proveedores, con los desafíos operacionales que actualmente tienen las compañías mineras y grandes proveedores del sector.

El ejecutivo afirma que en dos años y medio de implementación, “Expande ha permitido concretar la realización de más de 100 desafíos, prospectar 1.173 soluciones tecnológicas provenientes de más de 700 proveedores; intermediar 57 contratos de pilotaje y 22 contratos de servicio e implementación, que representan US$21 millones;  crear valor por más de US$120 millones en las compañías socias; apoyar el escalamiento de 37 empresas proveedoras y procesos de levantamiento de capital por US$7 millones, entre otros”.

A fines de este año se publicará la revisión roadmap tecnológico -lanzado por primera vez en 2015-, a través del cual Alta Ley se enfoca en articular el ecosistema de innovación.

Capacitación de Mine-Class

Un ejemplo concreto de sinergia entre una firma de innovación, que entregó una solución en particular a una gran minera, es el caso de la startup Mine-Class.com que ha provisto una capacitación mediante tecnologías digitales.

Claudio Valenzuela, CEO de la firma, explica que el curso de “inducción a persona nueva”, es una capacitación que deben tomar proveedores o trabajadores de faenas para ingresar a la operación. El emprendedor afirma que “llevamos a un formato digital una capacitación que era presencial. Además, se desarrolla en una plataforma en que los participantes deben registrarse con su carnet de identidad y su cara, para verificar que cada una de las personas que ingresa, efectivamente realizó el curso”.

Entre los beneficios que trae el uso de esta tecnología, Valenzuela menciona que se reducen los tiempos de acreditación de proveedores que acceden a trabajar dentro de faenas, de 60 días a 20 días. “Además, existe un costo diez veces menor que el formato tradicional”, apunta.

Seguridad con realidad aumentada

Otro ejemplo, entre seguridad y nuevas tecnologías, son las posibilidades de planificación minera a través de realidad aumentada y realidad virtual. Esta experiencia la ha desarrollado en Chile la empresa Timining, que genera softwares para la minería. El CEO de la firma, Nicolás Jubera, explica que mediante esta solución es posible detectar potenciales riesgos de manera anticipada: “Tenemos por ejemplo una herramienta, que ayuda a identificar de forma automatizada potenciales inestabilidades, haciendo cálculos propios, proyectando los planos de deslizamiento de roca”, comenta.