Sika amplía su operación en planta de Antofagasta

La fábrica regional de productos químicos crece ante la demanda del sector minero. Este año invertirá US$1 millón adicional para su instalación de 10.000 m2 emplazada en el sector de La Negra.

Alrededor de US$4 millones ha invertido Sika Chile, empresa especializada en la fabricación de soluciones para la construcción e industria, en su planta ubicada en el sector La Negra de Antofagasta.

Con operación en Chile desde 1942, la compañía suiza fabrica aditivos para hormigón, morteros, sellantes y adhesivos, sistemas de refuerzo estructural, membranas y revestimientos para pisos industriales, entre otros sistemas de especialidad.

“Este año efectuaremos una inversión de US$1 millón adicional para esta instalación emplazada en 10.000 m2”, adelanta Rodrigo Caballero, Key Project manager de Sika, refiriéndose a la planta de Antofagasta, que se especializa en la producción de soluciones en las líneas químicas para hormigón, cemento y mortero. Esta cuenta con bodegas en proceso de ampliación y un centro de distribución logístico para cubrir la zona norte, desde Arica hasta La Serena.

Beneficios

“Desde el punto de vista logístico hemos optimizado nuestra operación en forma relevante al disminuir miles de toneladas de materia prima transportada desde Santiago para nuestro abastecimiento zonal. Las necesidades y condiciones de esta zona –y especialmente requerimientos específicos de nuestros clientes mineros– nos motivaron a iniciar este proyecto pionero para Sika global, ya que fue una de las primeras plantas que se construyen a una distancia superior a 1.000 km desde su casa matriz”, destaca Caballero.

La instalación comenzó fabricando en su primer año del orden de un 3% de lo que produce la empresa en Chile. “Y hoy nuestro presupuesto indica que la planta Antofagasta fabricará del orden del 15% de nuestra producción nacional, para continuar creciendo en su oferta y cobertura territorial, incluyendo la demanda minera en países vecinos”, sostiene.

Sobre los beneficios específicos que brinda la planta, puntualiza que en ciertas líneas de productos han logrado disminuir tiempos de respuesta superiores a 72 horas a menos de 24 horas, así como mantener adecuados inventarios de seguridad. “A su vez, a través de una mayor eficiencia en nuestros procesos y logística, podemos plantear una mejor oferta económica en los proyectos”, enfatiza.

La planta en Antofagasta está abasteciendo, además, la demanda para la reconstrucción y reparación de las zonas afectadas por el terremoto del norte.