x
Unidad operativa San Rafael. Fotografía: Gentileza de Minsur

Proyecto B2: La iniciativa de la minería en Perú para reaprovechar relaves antiguos

Minsur apunta a incrementar su producción de estaño, transformando sus antiguos relaves en yacimientos funcionales.

Artículo gentileza de WWW.LATINOMINERIA.COM, del Grupo Editorial Editec.

Yacimientos con leyes de mineral cada vez más bajos o la necesidad de mecanismos que permitan mitigar el impacto de pasivos ambientales, están impulsando a las compañías mineras a dar nueva vida productiva a sus relaves. Tal es el caso de minera Minsur, a través de su Proyecto B2, en el sur de Perú.

Este tipo de iniciativas ya ha sido desarrollado por otras compañías en la región.  Minera Valle Central, en Chile, recupera cobre y molibdeno de los relaves frescos provenientes de la División El Teniente de Codelco, también posee los derechos para remover y procesar los relaves antiguos depositados en el Tranque Cauquenes.

Un modelo de producción similar, aunque utilizando relaves propios, es el que desarrollará Minsur, que busca incrementar su participación en el mercado mundial del estaño, para lo cual está desarrollando el Proyecto B2, orientado al reaprovechamiento de los relaves en la unidad operativa San Rafael, ubicada en Puno.

La decisión de invertir en la iniciativa se materializó en octubre último, cuando el consejo directivo de Minsur aprobó un financiamiento de US$218 millones para el proyecto. Lo anterior se sumó a la autorización del Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace), en abril de 2017,  que modificó el  Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la unidad de San Rafael, permitiendo reaprovechar el relave del depósito denominado B2.

Así, se estima que el proyecto de recuperación de relaves comenzaría operaciones durante el segundo semestre de 2019, añadiendo 51.000 TMF de estaño durante el plan de vida de la mina.

Beneficio ambiental

Gustavo Guerrero, gerente del proyecto que desarrolla Minsur, explica que éste consiste en reprocesar los relaves contenidos en el depósito B2, maximizando la recuperación de estaño contenido en el relave para producir concentrado de grado comercial.

De esta forma, el proyecto apunta a transformarse en una oportunidad de sostener la producción de San Rafael, el empleo local y la inversión social en Antauta y Ajoyani, “de forma ambientalmente sustentable, además de ser un modelo de minería moderna que transforma un depósito antiguo en un impacto positivo, que permite mantener la producción de estaño sin explotar más mineral y sin generar impactos negativos al medio ambiente”, destaca.

Relaves de la faena San Rafael. Fotografía: Gentileza de Minsur

Consultado respecto de cómo surge la iniciativa, Guerrero explica que “existen depósitos de estaño en el mundo que actualmente son minados de forma rentable, con leyes de cabeza menores a 1%. El relave en el depósito B2 tiene un contenido de estaño de alrededor de 1%, lo cual es atractivo para ser recuperado”. Minsur ha venido investigando diferentes procesos para poder llevar a cabo la recuperación de este estaño, de forma económicamente atractiva y sustentable.

En ese contexto, el gerente del proyecto B2 resalta que “reprocesar este relave da la oportunidad de extender la vida de la unidad operativa de San Rafael sin necesidad de seguir explotando recursos no renovables, disminuyendo así el impacto inherente de esta operación”.

Estado de avance

Prontamente será posible comenzar a ver los primeros pasos del proyecto, debido a que la compañía inició la ingeniería de detalle y empezó a ejecutar los trabajos tempranos que permitirán dar viabilidad a las obras de construcción, las cuales partirán una vez aprobados los permisos. Se espera dar curso a la producción a fines de 2019.

Junto con resaltar que en Perú no existen proyectos similares orientados al retratamiento de relaves de estaño, Guerrero comenta que “desde el punto de vista ambiental, de alguna forma, la relavera antigua se convierte en un yacimiento, que no genera ninguna huella adicional”, agregando que “es un modelo peruano de minería sostenible, que mejora las condiciones ambientales y productivas de San Rafael y el empleo local en las comunidades vecinas”.

Antecedentes del proyecto

    • Relaves a reaprovechar: 7,6 millones m3 de relaves.
    • Capacidad de la planta: 2.500 tpd.
    • Ley promedio Sn: 1,0%.
    • Plan de vida de la mina: 9 años.
    • Inicio de producción: segundo semestre de 2019.