Antapaccay

Minería peruana: Acortando la brecha con Chile

El vecino país presenta un importante portafolio de proyectos, en construcción y fases previas, que le permitirían duplicar su producción cuprífera.

La entrada en operaciones del proyecto Mina Justa, en el distrito de Marcona en la Región Ica, que compromete una inversión global de US$1.600 millones, según la Cartera de Proyectos de Construcción de Minas del Ministerio de Energía y Minas de Perú, junto con el inicio de iniciativas como Optimización Inmaculada (Ayacucho, con una inversión de US$136 millones); Integración Coroccohuayco (Cusco, US$590 millones); y la Ampliación Pachapaqui (Áncash, US$117 millones), retratan el dinamismo que presenta en la actualidad la minería peruana.

Al listado se suman el proyecto Quellaveco que construye Anglo American en Moquegua; Corani (Puno, US$579 millones); San Gabriel (Moquegua, US$431 millones); y Yanacocha Sulfuros (Cajamarca, US$2.100 millones), conformando un portafolio que se sustenta en la riqueza geológica de Perú y en la labor que ha estado realizando su gobierno.

Es así como en el marco de la pasada Convención PDAC, en Toronto, la ministra de Energía y Minas Susana Vilca señaló que en 2019 se ejecutaron más de US$6.100 millones en el sector minero de esa nación, lo que ha permitido acumular tres años consecutivos de crecimiento. Destacó además que el gobierno peruano está promoviendo iniciativas orientadas a agilizar los trámites y la entrega de licencias para la exploración.

En esa línea se ubican medidas como la modificación al Reglamento de Protección y Gestión Ambiental para actividades de explotación, transporte, almacenamiento minero, beneficio y labor general, que optimiza los procedimientos administrativos, elevando la predictibilidad para los inversores al tramitar los permisos que requieren para el desarrollo de la actividad.

Asimismo, con la finalidad de reducir barreras burocráticas y costos administrativos, Vilca señaló que su Ministerio ha elaborado modificaciones al Reglamento de Protección Ambiental en Exploración Minera, el cual ha sido prepublicado mediante Resolución Ministerial N° 071-2020-EM.

Impacto en la producción

El buen momento que vive la minería peruana es resaltado por Helmut Eichhorn, director comercial de ProChile en Perú, quien señala que “hay que considerar que el mercado minero en Perú es el sector de la economía más relevante. Significa el 10% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, es una gran locomotora que tira a otros sectores económicos, como por ejemplo la manufactura, todo lo que viene siendo la construcción y el comercio”.

El profesional comenta que en 2019 “se invirtieron US$6.157 millones en lo que es minería y este año se esperan US$6.300 millones, es decir, es una industria que está creciendo, que además genera mucho empleo. En 2019 más de 200.000 empleos nuevos –tanto directos como indirectos–, a través de las empresas que proveen lo que es outsourcing. Además, es muy atractiva porque es una industria no solamente focalizada en el cobre, sino que es polimetálica, es decir tiene otros minerales, como el zinc, oro, plata, plomo, etc”.

Susana Vilca y Marcial Garcia

La ministra de Energía y Minas Susana Vilca y Marcial Garcia, socio de Tax & Legal Services y líder de minería de EY Perú. 

Sus dichos son complementados por Marcial Garcia, socio de Tax & Legal Services y líder de minería de EY Perú, quien detalla que “tenemos una larga lista de proyectos como Michiquillay y La Granja, que en caso de desarrollarse podrían dar un fuerte impulso al producto bruto interno (PBI) peruano en la próxima década. De hecho, a lo largo de Perú hay nada menos que 48 proyectos en cartera, que están en distintas etapas de desarrollo y representan US$57.772 millones en monto de inversión”.

Cabe indicar que el 91% de estas inversiones correspon de a proyectos greenfield, es decir, nuevos. Del total de iniciativas que considera dicha cartera, 71% son de cobre, 11% oro y 9% de hierro.

El ejecutivo, que con la colaboración de otros especialistas fue autor de la “Peru’s Mining & Metals Investment Guide 2020/2021”, destaca que “Perú hoy produce alrededor de 2,45 millones de ton de cobre, en comparación con 5,76 millones de ton en Chile. En los últimos años nos hemos consolidado como el segundo produc tor mundial, por delante de China, que extrae unas 1,6 millones de ton. Tres grandes proyectos actualmente en plena construcción nos llevarían paulatinamente a estar por encima de las 3 millones de ton anuales.

Estos proyectos son: la ampliación de Toromocho, en Junín (de Minera Chinalco); Mina Justa, en Ica (del Grupo Breca) y Quellaveco, en Moquegua (del consorcio An glo American-Mitsubishi)”. En esa línea, agrega que “tenemos 22 proyectos de cobre –aparte de los ya mencionados– que de concretarse añadirían varios cientos de miles de toneladas a la producción nacional y nos permitirían reducir la brecha con Chile. La inversión que demandaría su ejecución superaría los US$40.000 millones. Entre ellos se encuentran El Galeno, La Granja y Michiquillay, todos en la región Cajamarca; Cañariaco, en Lambayeque; Los Chancas y Haquira, ambos en Apurímac; Rio Blanco, en Piura; y dos en Arequipa: Tía María y Zafranal”.

Retos mineros

Sin embargo, más allá del optimismo que existe en tor no a la cartera de proyectos mineros que presenta el vecino país, Marcial Garcia advierte que “el desarrollo de la minería en Perú está siendo amenazado desde hace ya un buen tiempo por los conflictos sociales, la actividad anti-minera, la consulta previa, la inseguridad y la suspensión forzada de proyectos –como Conga y Tía María–. Junto con ello, los permisos y las autorizaciones, principalmente para la exploración, que están tomando más tiempo del debido son otra piedra en el camino. A estos males se suma el de la minería informal-ilegal, que contamina nuestra Amazonia”.

Ante este escenario, destaca que el gobierno peruano está avanzando en la resolución de los principales problemas que enfrenta el sector minero en Perú, “pero quizás no a la velocidad que se requiere. En medio de la incertidumbre provocada por el brote del letal coronavirus (que está frenado el crecimiento de China, el mayor comprador mundial de minerales), la competencia entre países por atraer capitales será cada vez más reñida. Si no se actúa con mayor celeridad, seguiremos perdiendo atractivo como destino de inversiones mineras. Los resultados del ranking del Instituto Fraser, donde Perú cae al puesto 24 de competitividad –diez posiciones menos que el año anterior- son un claro aviso y puede impactar en el desarrollo de una actividad clave para la economía peruana. Acá, como dice el refrán, “en la tardanza está el peligro”.

Helmut Eichhorn hace notar que en Perú hay 71 etnias, que “siempre están en búsqueda de preservar todo lo que es el medio ambiente, y por lo tanto, en lo que respecta a minería, juegan un rol importante”. Vinculado a dicho aspecto, aclara que “hoy en día el gobierno peruano no está exento de conflictos, los van resolviendo. Las empresas han tomado el camino, como lo hacen en general todas las compañías del mundo, que tiene que ver con la responsabilidad social empresarial. Hay cánones mineros, equivalentes a los royalties, que las empresas van pagando y eso va llegando a las comunidades, a través de los gobiernos regionales a distintas formalidades, con el objetivo de acompañar su desarrollo”.

Añade que se está analizando en estos momentos la ley de minería, “si es que hay que hacerle algunos ajustes”, junto con hacer hincapié en que “en todos los países mineros las comunidades juegan un rol, son parte de los stakeholders que hoy día cualquier empresa tiene que estar preocupada de estar analizando”.